Reina de la selva Radio en vivo
Martes, 18 de Diciembre del 2018
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

UN PARLAMENTARIO ILUSTRADO

Luis Alberto Arista Montoya* Ha muerto un hombre eminentemente académico. Enteramente político. Plenamente culto. Supo conjugar estos tres ámbitos existenciales hasta el último momento de su trayectoria vital. Nos referimos a Enrique Bernales Ballesteros

UN PARLAMENTARIO ILUSTRADO



27/11/18 - 05:53

Luis Alberto Arista Montoya*

Ha muerto un hombre eminentemente académico. Enteramente político. Plenamente culto. Supo conjugar estos tres ámbitos existenciales  hasta el último momento de su trayectoria vital. Nos referimos a Enrique Bernales Ballesteros, nacido en Lima el 6 de noviembre de 1940, muerto en esta misma ciudad el pasado 25 de noviembre de 2018.

Hombre de  gran cultura musical, gran promotor de la Música Lírica, una de sus pasiones. Es por eso que resulta simbólico que su primer velatorio se haya realizado en la Sala Mochica del Ministerio de Cultura, donde funciona la  única emisora peruana de música clásica Filarmonía, una de sus casas de difusión de su saber. Comprometió también a muchas instituciones como la Universidad de San Martín de Porres a favor de trabajos de educación en valores  a través de las virtudes musicales del Bel Canto.

Un hombre cívico como ciudadano a carta cabal y como especialista en Derecho Constitucional, en el que fue experto a pesar de no ser abogado. Fue sociólogo. A muchos constitucionalistas- seguidores de la pirámide jurídica de Kelsen-, les sobra la heurística y el dominio de los formalismos y tecnicismos jurídicos, pero les falta la visión del contexto histórico y sociológico del Perú-mundo. En su caso como sociólogo supo estudiar el proceso, los procedimientos y los productos constitucionales como hechos y acontecimientos históricos (véase su libro Constitución y Sociedad Política, Lima 1980); defendió la idea de patria no solo como morada del ser peruano sino también  la idea del patriotismo constitucional, a favor de un Estado de Derecho Social y Democrático. Eso fue reconocido durante su velatorio en la Municipalidad de Lima: morada de civismo ciudadano.

Y al velarse, finalmente, en el local del Congreso simbólicamente estuvimos ante la presencia de un muerto-vivo, es decir, con un legado político permanente: porque fue un diputado y senador de izquierda democrática durante toda su vida, primero durante su militancia en el Partido Demócrata Cristiano (años 50-70), luego en el Partido Socialista Revolucionario (1977 hacia delante), partido integrante de Izquierda  Unida (IU), liderada por “frejolito” Alfonso Barrantes Lingán, a quien jamás traicionó  como si lo hicieron otros burgueses izquierdistas y comunistas termocéfalos. 

Al Contemplar el  féretro de este ejemplar parlamentario dentro del actual Congreso casi totalmente desprestigiado por la corrupción, la  ineficiencia y  por usencia de voluntad de cambio, sentimos nostalgia por la vieja y respetada estirpe parlamentaria  otrora clase política ilustrada. Ahora pareciera que asistimos al imperio de una clase política sin clase. Esperemos que el espíritu bernaleano resucite y se instale en el imaginario sobre todo de los votantes, para aprender a elegir bien a los que nos dicen que nos van a representar honestamente.

Bernales trasladó sus buenos modales  al mundo de la política desde   su ejemplar hogar. También desde la cátedra universitaria, donde promovió la investigación científica sobre la realidad Perú-mundo; su lúcida oratoria docente - motivada con fundamentos a favor del consenso político- señaló rumbos dentro de los arduos debates parlamentarios. No fue un político cualquiera, advenedizo. No. Toda su vida se preparó para ejercer el poder con probidad, motivado por una Ética de la Ejemplaridad. Nunca insultó al adversario, jamás usó dicterios para menospreciar a los Otros. Siempre lúcido, hasta el final.

Durante los años 90 del terrorismo de Sendero y del MRTA Enrique presidió en el Senado  la Comisión de Investigación de la Violencia Terrorista, entregándonos al final dos monumentales volúmenes de diagnóstico que sirvieron luego a la Comisión de Paz y Reconciliación. Por esos años llegamos a conocerlo porque integrábamos  la Comisión Nacional de Educación Para la Paz, creada por el Ministerio de Educación a solicitud de Naciones Unidas, presidida por el Padre Felipe Mac Gregor, Rector de la Universidad Católica del Perú. Compartimos datos y estrategias para instalar en la currícula escolar contenidos sobre Cultura de Paz, en forma silenciosa pero sostenida, con perfil bajo.

Por el año de 1986 nos volvimos a ver: cuando llegábamos a la Biblioteca Nacional de España (situada en la Av.  Paseo Colón de Madrid), él salía de allí luego de realizar algunas investigaciones. Conversamos un buen rato. Bueno, ese mismo año el fondo Editorial del Instituto de Cooperación Iberoamerica (ICI) publicó su libro El Camino Español de la Democracia, a favor del consenso político-social suscitado por los famosos y trascendentales Pactos de la Moncloa. Su libro recopila todos sus artículos escritos en diarios peruanos entre 1976- 1986: desde el ocaso y caída del franquismo- pasando claro está  por el consenso monárquico para la democracia y la elaboración de su Constitución de 1978-  hasta la incorporación de España a la Comunidad Europea durante el gobierno del joven político sevillano Felipe González, líder del Partido Socialista Español (PSOE), que actualmente ha retomado el poder con el presidente Pedro Sánchez.
 Este libro de Bernales fue una especie de carta de presentación para los que en esos momentos fuimos becarios del gobierno español.

La última vez que vimos al maestro Bernales fue a inicios de este año durante la presentación de su autobiografía “60 Años en la PUC: Una vida Universitaria”. Libro que todo estudiante y profesor universitario está obligado a leer con el fin de asumir la defensa de la autonomía universitaria como un Yachay-wasi, es decir, como Casa del Saber y del Hacer, para llegar a celebrar el Bicentenario sin resentimientos y complejos de culpa colectivos.

*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 27 de noviembre del 2018. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN