Reina de la selva Radio en vivo
Sábado, 17 de Noviembre del 2018
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

Lanchada a Chachapoyas

He querido titular este Farol de Ángela Sabarbeín, como lanchada a Chachapoyas, por lo que ha sucedido hace ya más de quince días en el establecimiento penal de nuestra tierra

Lanchada a Chachapoyas



30/10/17 - 05:43


He querido titular este Farol de Ángela Sabarbeín, como lanchada a Chachapoyas, por lo que ha sucedido hace ya más de quince días en el establecimiento penal de nuestra tierra, y digo así, porque a los chachapoyanos cuando nos conviene decimos establecimiento penal de Huancas y no de Chachapoyas, como lo tiene registrado el Inpe y el Ministerio de Justicia.

Es que en el argot canero o el argot que manejan a la perfección  reclusos y efectivos del Inpe, se conoce como lanchada a la disposición de la alta dirección del Instituto Nacional Penitenciario de movilización de reclusos de un penal a otro, por los siguientes motivos, sobre población, hacinamiento y sobre todo para trasladar del penal donde están recluidos a otro de mayor seguridad o lejano, o también donde los reclusos que han causado actos de indisciplina no sean conocidos o no tengan arraigo familiar o amical del lugar de donde proceden.

En el caso de la última lanchada suscitada al establecimiento penal de Chachapoyas, se dispuso el traslado de más de 21 reclusos de alta peligrosidad y que causaron actos de indisciplina e incluso reyertas en contra de la nueva directora del penal de Iquitos de donde proceden y además porque habían tejido una compleja red de extorsión que a lo mejor estaban apañados por malos efectivos del Inpe, lo cual no se dice y menos se quiere reconocer.

Desde hace varios años el establecimiento penal de nuestra tierra ha sido bajado de categoría, si así se puede catalogar a la delincuencia, y ha sido reconocido como establecimiento penal para reos primarios, entonces si esto es así, preguntamos, ¿a quien se le ha ocurrido y por qué motivos se ha permitido que se realice esta lanchada al penal de nuestra tierra?.

Efectivos del Inpe que también corren el riesgo de perder la vida entre tanto avezado delincuente con quienes conviven, informan que el establecimiento penal de Chachapoyas fue diseñado para 250 o máximo 260 reclusos y hoy bordean los 700 internos entre ellos no solo lo que fueron lanchados desde Iquitos, sino los que vienen lanchados a hurtadillas de los penales de Picsi de Lambayeque y El Milagro de Trujillo, que no son ningunos, unos angelitos por decir lo menos.

Siempre sacaré cara por mi tierra, la Fidelísima ciudad de Chachapoyas, y siempre desde esta tribuna diremos lo que otros callan por conveniencia o por dádivas económicas. La capital de la región Amazonas es la ciudad de Chachapoyas y merece respeto y la consideración de los que hoy fungen como autoridades. De ninguna manera se puede bajar la guardia ante tanto atropello por parte de los directores del Inpe a nivel nacional o regional, que solo piensan en el facilismo y continúan con las lanchadas de reclusos a nuestra tierra, pero nunca o casi nunca, lanchan también desde el establecimiento penal de Chachapoyas a otros más cercanos para equiparar las cosas y destugurizar nuestro penal.

Los que llegaron hace poco ya se están apoderando de los pabellones de los más avezados delincuentes, nombrando delegados de los pabellones y son lo que pondrán las condiciones desde lo que pase en el establecimiento penal de Chachapoyas, junto con sus familiares que son los visitantes obligados en este periplo delincuencial que no parará hasta que nuestra ciudad se vea convertida en otra más de las ciudades violentas de nuestra patria y con esto el turismo se alejará de esta parte de nuestro querido Perú.

Para terminar, el Ministerio Público que aducen ser los paladines de la legalidad, la Defensoría del Pueblo y la Oficina de Derechos Humanos deben de actuar con mayor equidad y no solo defender los derechos humanos de los internos, sino también de los efectivos penitenciarios que arriesgan sus vidas ante tanto delincuente, como  ha sucedido hace poco con uno de ellos que casi pierde la vida al ser atacado en el pabellón tres por un recluso, quien armado con un verduguillo agredió al efectivo en el cuello y los fiscales fueron los últimos en enterarse.

Si como pueblo chachapoyano no protestamos y nos ponemos fuertes en los derechos que como ciudad pacífica y turística nos corresponde, seguirán lanchando a nuestra tierra a toda la lacra de los penales aledaños porque aquí aguantamos todo.

Hasta el próximo Farol de Ángela Sabarbeín.

Comentar

+ EL FAROL


NOTICIAS