Reina de la selva Radio en vivo
Jueves, 22 de Enero del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

LA HISTÓRICA IGLESIA DE BURGOS

Luis Alberto Arista Montoya* En medio de este pandemónium generado por el Covid-19, tres son las fuerzas que servirán a la humanidad entera para superar la muerte y la incertidumbre: Una, la fuerza de la Razón, es decir, el descubrimiento de una vacuna a través de la investigación científica

LA HISTÓRICA IGLESIA DE BURGOS



23/07/20 - 06:42

Luis Alberto Arista Montoya*

    En medio de este pandemónium  generado por el Covid-19, tres son las  fuerzas que servirán  a la humanidad entera para superar la muerte y la incertidumbre: Una, la fuerza de la Razón, es decir, el descubrimiento de una vacuna a través de la investigación científica; dos, la fuerza de la Fe que nos permite creer y confiar en la bondad divina y la bondad humana para no contagiarse ni contagiar a los demás; y tres, las buenas noticias, personales o colectivas, que  uno recibe en el día a día y que levantan un poco  el alicaído ánimo.

    A nivel de vacunas pronto -posiblemente  será hasta finales del mes de  octubre, según  la data científica de pesquisas del virus-  tendremos una buena noticia de algún laboratorio universitario: creemos que será de la universidad inglesa de Oxford, cuyos primeros laboratorios  datan del siglo XVII.

   El poder de la Fe tiene una significación bifronte: por un lado está el frente sentimental de la creencia en la ayuda de Dios; y un segundo frente está en la fe en nuestros semejantes, si es que obedecen las normas sanitarias establecidas,  y si no lo hacen- tal como estamos viendo, desgraciadamente, en mercados, transporte público y en  ciertos hospitales- entonces, “el hombre se convierte en lobo del otro hombre”. No olvidemos que San Agustín nos enseñó  que “Dios está en el hombre, y el hombre está en Dios”, principio teológico que sirvió de guía al filósofo  chachapoyano Toribio Rodríguez Collantes, en la segunda mitad del siglo XVIII, durante el difícil amanecer de la República Peruana.   

    Las buenas noticias  que uno las recibe son una especie de bálsamo en medio de este cruel pandemónium. Por ejemplo, una buena noticia para la ciudad de Chachapoyas- nuestro bendito terruño- es el reinicio de los trabajos de restauración de la histórica y antigua Iglesia  Nuestro Señor de Burgos. Para los chachapoyanos, especialmente para los que residen en el barrio de La Laguna  tanto en los jirones Hermosura, Amazonas, Triunfo, y la plazuela de Burgos (ahora llamada  Independencia). Se llamó Burgos justamente porque Alonso de Alvarado, que  fundó Chachapoyas   el 5 de setiembre de   1538,  había nacido en la ciudad de Burgos de España  en 1508.

     Para este escribidor que nació y vive en el jirón Hermosura ha sido toda una gratificante noticia. Nuestro Señor de Burgos fue creado a imagen y semejanza de la imagen de la pintura existente en la Catedral de Burgos de España construida en el siglo XIII bajo el estilo gótico francés, aunque dicha catedral fuera dedicada a la Virgen María La Mayor, patrona de la ciudad.

    Por otro lado, en la ciudad de Huánuco su Rey y Patrón que está en su catedral también es  el Señor de Burgos, imagen creada  en España en  el siglo XVI, durante la época renacentista.

    Nuestra  Iglesia del Señor de Burgos fue construida con adobes, vigas y tejas  en el siglo XVII- siglo de  evangelización de los nativos de la selva y de penetración de misiones religiosas: durante el siglo XVII, 3,814 misioneros vinieron a América, entre franciscanos, dominicos, jesuitas, capuchinos, mercedarios, agustinos y carmelitas. Fue en esa época en que se fundaron más iglesias, capillas y conventos (y ahí nació la comida conventual en Amazonas)

    No olvidemos que  a imitación de la fundación de Cusco, también en Chachapoyas  se construyó una iglesia solo para indios (uno de los principios primeros del racismo hispánico): se fundó el año  1560 (es decir, en el siglo XVI),  fue fundada para ese fin la Iglesia de Santa Ana (hoy Museo Etno-histórico).

  Según el Padre Rubén Vargas Ugarte, máximo historiador de la época del Virreinato, la escultura del Señor de Burgos fue llevada de España a Chachapoyas  a mediados del siglo XVI por el comerciante Martín Goyzueta, por  encargo del padre agustino Fray Antonio de Montearroyo, de origen portugués; la escultura fue elaborada en España por el artista Jerónimo Escorceto. 

   Una vez reconstruida esta iglesia será considerada dentro del circuito de visitas a favor  del turismo religioso. Esperemos que pronto  mitigue esta pandemia para promover el turismo interno, aunque el turismo receptivo tardará mucho más tiempo. Es un fenómeno global, porque el mundo ha devenido en la capital imaginaria del reino infernal, un lugar en que hay muerte, dolor, tristeza y confusión, que es lo que en verdad significa la palabra pandemónium. Pero saldremos de este infierno. Con Fe en la Razón, y con una Racionalidad ejercida con Fe y prudencia.
____
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 23 de julio de 2020. Luis Alberto Arista Montoya.
    

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN