Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 18 de Abril del 2021
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

ÉTICA DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO

Dedicatoria: A Jorge Reina Noriega, ejemplo de médico probo. Luis Alberto Arista Montoya* El comportamiento negativo que tuvieron en el caso Vacunagate, tanto los médicos de la Universidad privada Cayetano Heredia, como los de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

ÉTICA DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO



04/03/21 - 04:47

Dedicatoria: A Jorge Reina Noriega, ejemplo de médico probo.

Luis Alberto Arista Montoya*

El comportamiento negativo que tuvieron en el caso Vacunagate,  tanto   los médicos de la Universidad privada  Cayetano Heredia, como los de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, estuvo reñido  contra la ética de la ciencia (como disciplina), la ética de la investigación científica (en tanto trabajo intelectual que busca  la verdad), y  la ética profesional (porque vulneró el juramento hipocrático).

Todo  fue  por congraciarse con el poder político de Vizcarra y, al mismo tiempo, por adquirir “fama” en los  medios, sentirse poderosos, y recibir por lo bajo buena parte de la marmaja de los operadores del laboratorio chino Sinopharm que con sus donaciones-sobornos, desplazó a prestigiosos  laboratorios, como AstraZeneca, Sputnik y Pfizer. Esta pésima actitud fue una actitud seudocientífica o acientífica, inhumana. Indignante, condenable. Ha mellado la buena imagen de  dos universidades peruanas que figuran dentro de las cien universidades top de América Latina. A estas les va costar mucho tiempo  recuperar su reputación institucional.

Sin embargo, a la mayoría del país no le sorprendió el vacunagate. Según encuesta telefónica (aplicada a 1220 entrevistados distribuidos en 24 departamentos), el Instituto de Estudios Peruanos-IEP preguntó lo siguiente: Ante lo sucedido con las vacunas, ¿qué fue lo que sintió en primer lugar?: A un 46% no le llamó la atención este caso porque consideran que en nuestro país siempre pasan esas cosas y a un 12% porque no confiaban en Vizcarra. Sin  embargo,  un 35% no lo esperaba, fue una sorpresa. Esto quiere que en el imaginario popular la corrupción se está normalizando, y el peligro estriba en que se ha democratizado en todas las clases sociales, profesiones y  oficios,  porque en el Perú siempre ha habido, hay y habrá grupos privilegiados. Hay traición de las élites tanto como rebelión de las masas (a veces). En realidad no existen élites, existen  cúpulas de  grupos de poder, tal como estamos viendo ahora en vísperas de las elecciones políticas a realizarse el  próximo 11 de abril. Por lo que cunde  el desánimo y la apatía de los electores, poniendo en peligro el futuro de la democracia. 

Y una gran  cúpula del poder, en el caso del Vacunagate, ha terminado cubriendo,  encubriendo, encimando y percudiendo el trabajo de algunos investigadores científicos (prestándose éstos voluntariamente a la suciedad práctica)

Sean las ciencias aplicadas (que es el caso de las disciplinas médicas),  las ciencias básicas (investigación pura),  las ciencias naturales o empíricas (biología, física, química), ciencias técnicas (de las ingenierías), ciencias formales (matemática, Lógica y Lógica matemática), y sean las Ciencias Sociales (Antropología, Historia, Sociología, etc.) son ámbitos del Saber y del Investigar: cada ciencia tiene su propio campo de investigación demarcado lógicamente, tiene su propia metodología de investigación (mediante el principio del  mínimo ensayo/error; principio vulnerado por  el epidemiólogo Germán Málaga y su camarilla), y  cada ciencia crea su propio lenguaje o discurso especializado.

De manera transversal a estos tres ámbitos epistemológicos se desarrolla el trabajo del investigador premunido por una formación ética intachable que solo busca encontrar la verdad de los fenómenos (como el coronavirus, y la vacuna para combatirlo, en este caso),  para descubrir y dar a conocer la verdad científicamente probada, para  ponerla al servicio del bien común.

Estos temas son impartidos por los filósofos de la ciencia en las Universidades a través de los cursos de Teoría de la Ciencia, Epistemología, Filosofía de la Ciencia, y Metodología de la Investigación. Pero la Ética no se enseña, porque no es un Saber. La Ética es una invitación para asumir un comportamiento virtuoso favorable a una Cultura de Valores. La Ética es un querer.

Los filósofos solo enseñamos el devenir histórico de las virtudes y valores éticas que tiene la humanidad, desde la época de los griegos, comenzando desde el viejo (pero vigente) Aristóteles, de quien invité a leer, en cierta oportunidad, a mis alumnos de la Universidad Cayetano Heredia su clásico libro titulado Moral a Nicómaco. (Nicómaco fue el padre de Aristóteles, un ejemplar padre y médico de Atenas). Aristóteles  escribió, y cito: “El bien es el objeto de todas nuestras aspiraciones. Y el fin supremo del hombre es la Felicidad”. Principio que debe ser practicado   por todos los hombres: “por el vulgo y las personas ilustradas. Vivir bien, obrar bien, es sinónimo de ser dichoso” 

En conclusión: La Ética es un Querer, no un Saber. Se es ético o no se es ético. La gran cuestión ética  es ¿Qué debo hacer?, porque la Ética  pertenece al ámbito del deber ser.  
______
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 4 de marzo de 2021. Luis Alberto Arista Montoya. 
  

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN