Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 18 de Abril del 2021
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

EN TIEMPO DE PANDEMIA - LOS PUNTEROS MENTIROSOS

Estimados lectores y auditores, para comprender la difícil geografía de nuestro Perú, les invito a realizar la siguiente prueba: coja una hoja de papel en blanco tamaño A4, empúñelo fuerte con la mano y luego extiéndala sobre una mesa, verá que el papel ha quedado totalmente arrugado en forma desigual. ¿Qué simboliza esta figura?

EN TIEMPO DE PANDEMIA - LOS PUNTEROS MENTIROSOS



Luis Alberto Arista Montoya*

Estimados lectores y auditores, para comprender la difícil geografía de nuestro Perú, les invito a realizar la siguiente prueba: coja una hoja de papel  en blanco  tamaño A4, empúñelo fuerte con la mano  y luego extiéndala sobre una mesa, verá que el papel ha quedado totalmente arrugado en forma desigual. ¿Qué  simboliza esta figura? 

Veamos. Así es la geografía del territorio peruano, muy accidentado: con desiertos, valles, colinas, muchas montañas, cerros, bañados por una  abundante red hidrográfica que experimenta eventuales crecidas en sus 8 regiones naturales. No tenemos un territorio homogéneo, sino heterogéneo, muy segmentado; con muchos climas y pisos ecológicos a medias utilizados para la agricultura, ganadería y reforestación. Pero también con bellos paisajes culturales.

 Y como la geografía es el suelo de la historia, desde la época preincaica se ha desarrollado sobre él la ancestral civilización del Antiguo Perú, de la cual somos sus herederos, por lo que debemos sentir siempre  orgullo e identidad cultural. El viejo patrimonio arqueológico que presenta este territorio “arrugado” es su mejor testimonio histórico.  Y en las entrañas del subsuelo pernoctan las ricas minas metálicas (cobre, oro, plata, zinc, etc.) y las no metálicas (piedras, arena, cal, arcilla, sillar).

 Y sobre este territorio vivimos actualmente nosotros (con nuestros amores,  furias y penas), tanto  los del Perú Profundo  como los del Perú Oficial, pero en  muchas ciudades y poblados no urbanizados. Como diría Jorge Basadre: Vivimos  en “un país dulce y cruel”. Dulce por su legado histórico y por su nutritiva agricultura. Cruel por su agreste geografía que en cualquier momento produce desgracias (inundaciones, huaicos, sequías, terremotos, etc.).

 Pero también cruel porque en muchos sectores sociales, sobre todo en la política, impera el odio, la envidia, el rencor, la corrupción y la mediocridad que dificultan el consenso dialógico. Parte de esa crueldad se ha visto expresada, por ejemplo, durante el  primer debate electoral entre los ávidos candidatos a la presidencia, donde primó las pullas, mentiras y diatribas; parecían bustos parlantes hablando de paporreta con falsas promesas; ellos proceden de varios territorios: Caracas, Lima, Cuzco, Piura y Puno. Todos, “punteros mentirosos” en el juego político. A la pandemia  del coronavirus se ha sumado la pandemia del odio, mientras  la desconfianza ciudadana en los políticos es  casi total (de ahí que se explique  el altísimo porcentaje de indecisos y de  votos en blanco o nulos en las encuestas)   En medio estamos  los ciudadanos clamando por ser vacunados, aspirando a vivir alguna vez en una  República más inclusiva, más formal.

Pero esta crueldad climática y crueldad humana tienen que generar, aunque suene paradójico, una respuesta moral en la ciudadanía: una ética de la crueldad, es decir, un aprendizaje positivo y responsable  a favor del respeto a la naturaleza y a la dignidad humana.

Esta pandemia mundial es clara muestra de lo que Toribio Rodríguez de Mendoza e Hipólito Unanue (en la segunda mitad del siglo XVIII) previeron ya  como la rebelión de la naturaleza frente a su sobreexplotación, en beneficio de una modernidad republicana que en esos momentos estaba amaneciendo peligrosamente.

Con el advenimiento de la globalización neocapitalista esto empeoró, hasta expeler el coronavirus, que lo hemos denominado como el primer virus posmoderno porque su crueldad es global. Estamos pues ante la rebelión de la naturaleza, debido al cambio climático causado por el hombre mismo.

Muerte al amanecer
Veamos un caso trágico: Ayer, un alud ha sepultado a dos profesores y a sus 3  hijos en Amazonas. En la provincia de Condorcanqui, región Amazonas, en el  centro poblado Juan Velazco Alvarado (que lleva el nombre del presidente militar que con su Reforma Agraria retrasó la insurgencia del virus de Sendero Luminoso), se deslizó todo un cerro sepultando  a una pareja de docentes y sus tres menores hijos cuando dormían, se produjo en la madrugada, tras 8 horas de intensas lluvias que azotaron el sector de Santa María de Nieva. Tras lo mojado por el miedo al contagio  lo llovido, para el profesor Juan José Ramírez Heredia (42 años), su esposa  Marita Milián Bonilla (32), también profesora, y para sus tres hijos de 8 años, 4 años y seis meses de nacido. La abuela (de 52 años) de los niños fue la única sobreviviente,  evacuada gravemente herida. Quedaron sepultados al amanecer. Esas mismas lluvias torrenciales se están produciendo en Yurimaguas (Selva), en Apurímac (Ande), en Huancabamba (Piura) y otros lugares geográficos. Y, justo estas torrenciales lluvias se producen en el Día internacional del Agua.

Por último, un apunte ético tras esta crueldad de la naturaleza. Que el servicio del SENAMHI no solo se limite a informar sobre posibles eventos climáticos, sino que tenga una línea de rápida acción comunicativa  (digital o de teléfono rojo) directamente conectada con brigadas de comisarías, campamentos militares, agencias de bomberos, hospitales, municipalidades, empresas privadas etc. Cada gobernador regional, cada alcalde, cada prefecto deberá tener en su oficina y en su mesa de noche un anexo de ese teléfono (o celular) rojo. “Prever antes que lamentar”. Aprendamos de lo doloroso. Construyamos un Estado alerta y actuante.

Y, mientras tanto queridos ciudadanos: “ojo, pestaña y ceja” para elegir bien a sus candidatos. Evitemos que el “huaico” político que adviene no arrase con nuestras esperanzas y aspiraciones. A informarse bien. Depende de nuestra mente que sepa dirigir la mano en el  ánfora. Como nunca el poder  está en nuestras manos y en nuestro  cerebro. Aunque el menú político está bien raca.
_________.
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 23 de marzo de 2021. Luis  Alberto Arista Montoya

 



Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN