Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 13 de Junio del 2021
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

ENEMIGOS DE LA SOCIEDAD ABIERTA

Luis Alberto Arista Montoya* El propio Mario Vargas Llosa ha reconocido que, en su juventud, se identificó con el credo político del marxismo, convirtiéndose en “compañero de ruta” del comunismo, participando de las reuniones de un grupo radical denominado “Cahuide”

 ENEMIGOS DE LA SOCIEDAD ABIERTA



27/05/21 - 04:20

Luis Alberto Arista Montoya*

El propio Mario Vargas Llosa ha reconocido que, en su juventud, se identificó con  el credo político del marxismo, convirtiéndose en “compañero de ruta”  del comunismo, participando de las reuniones de un grupo radical denominado “Cahuide”  inspirado, por aquel entonces, por  la Revolución Cubana.

 Luego, ya en Europa,  da un giro a favor del liberalismo democrático que es cuando comienza a leer las obras del filósofo liberal   Karl R. Popper (quien nació en Viena el 28 de julio de 1902, y murió el 17 de septiembre de 1994). A propósito invito a leer su ensayo “La llamada de la Tribu” (2018), en el cual Vargas Llosa rinde tributo a Popper y otros filósofos.  

Desde entonces su defensa y promoción  a favor de la Cultura de la Libertad y del liberalismo democrático y económico es incansable, pertinaz. La semana pasada en la ciudad de Quito nuevamente enfatizó su posición, con la cual comulgan todos aquellos que se oponen a cualquier tipo de tiranía, autoritarismo, nacionalismo cerrado y populismo, ideologías patológicas de nuestro tiempo que conculcan y violan  los Derechos Humanos.

 Dos son los libros de Popper que más han contribuido en la formación democrática del pensamiento y comportamiento republicano de nuestro Premio Nobel de Literatura: La Sociedad Abierta y sus enemigos (publicada en 1943), y La pobreza del historicismo (en 1957). La primera, dice Popper, constituye su aporte militante contra los totalitarismos que  defienden un nacionalismo cerrado, autoritario y autárquico; su segunda obra constituye una de las más lúcidas “refutaciones” científicas al llamado “socialismo científico”, arcaica  base doctrinaria de los partidos comunistas,  hasta que se produjo en la URSS la reforma denominada   perestroika, y, en  Alemania, la caída del Muro de Berlín. Sin embargo   esta   anacrónica  ideología está renaciendo peligrosamente en algunos países, con la careta de un supuesto “socialismo del siglo XXI”.

En  Perú ha  reaparecido comandado  por un partido de izquierda radical denominado  Perú Libre, coludido con el grupo terrorista Sendero Luminoso, y financiado por el narcotráfico que tiene un coto  cerrado en  la selva del VRAEM. Los románticos “anarco-sindicalistas” de antaño han sido superados por los terroríficos “narco-sindicalistas”: bajo la ideología del  “marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento Quispe-Cerrón”: nueva versión de Sendero Luminoso. 

En 1975 Karl Popper  escribió su autobiografía intelectual bajo el título “Búsqueda sin término”, de donde gloso algunos párrafos que nos pueden servir para comprender el “callejón oscuro” de la actual coyuntura política  peruana, que se pone  más sombría debido a la acción  del terrorismo sanguinario  afincado en el VRAEN, un territorio cerrado e inaccesible desde  donde los enemigos de la sociedad abierta (democrática) actúan perversamente, logrando incluso  a  colocar  a algunos ex -terroristas condenados como futuros parlamentarios, aprovechando ciertos intersticios del muermo sistema democrático. 

Entonces, escuchemos y leamos con atención lo que cuenta en su autobiografía Karl Popper, considerado, por Albert Einstein, el más importante filósofo de la Ciencia del siglo XX por su monumental obra La Lógica de la Investigación Científica (publicada en 1962). Popper, el decepcionado comunista, escribe lo siguiente: 
-“Durante algún tiempo mantuve ciertas dudas respecto a los comunistas de Austria. Pero en la primavera de 1919, yo, junto, con unos  amigos, fui convertido al comunismo por su propaganda. Durante unos dos o tres meses me consideré comunista.

Pronto quedé desencantado. Fue a causa de un  violento incidente que me enfrentó  con el comunismo, y que pronto había de alejarme enteramente del marxismo, fue uno de los más importantes de mi vida. Ocurrió muy poco antes de mi decimoséptimo cumpleaños. En Viena  se desencadenó un tiroteo durante una manifestación de jóvenes socialistas no armados, que, instigados por los comunistas, trataban de ayudar a algunos comunistas que estaban arrestados en la estación central de la policía de Viena. Varios jóvenes obreros socialistas y comunistas [el joven Popper, por aquel entonces, trabajaba como carpintero] fueron muertos. Yo - dice Popper-  estaba aterrorizado y espantado de la brutalidad de la policía., pero también de mí mismo. Porque sentía que, como marxista, compartía parte de la responsabilidad por la tragedia – en principio al menos, la teoría marxista demandaba que la lucha de clases sea intensificada, con vistas a acelerar la llegada del socialismo. Su tesis es que aunque la revolución pueda reclamar algunas víctimas, el capitalismo está reclamando mucho más víctimas que toda revolución socialista. 

-Yo vi cómo había funcionado en mi caso este mecanismo y quedé horrorizado. Lo vi también funcionar, especialmente en mis amigos comunistas.

-Pronto, en la época que tenía diecisiete años me había convertido en un anticomunista. Me había percatado del carácter dogmático de su credo y de su increíble arrogancia intelectual. Era una cosa terrible arrogarse un tipo de conocimiento que convertía en un deber arriesgar la vida de otras personas por un dogma acríticamente aceptado, o por un sueño que podría resultar no ser realizable. Era algo particularmente pernicioso para un intelectual, para uno que podía leer y pensar. Me sentí terriblemente deprimido por haber caído en semejante trampa.

-Me costó algunos años de estudio antes de poder sentir, con cierta confianza, que había captado el núcleo de la argumentación comunista. Se trata de una profecía  combinada con una apelación a la siguiente ley moral: ¡Ayuda a traer lo inevitable! Por supuesto, hablé de ello a mis amigos. Aparecieron  también con fuerza aquéllos  movimientos autoritarios que más tarde fueron denominados fascistas.

 - Me costó cierto tiempo reconocer  que la tesis sobre el “socialismo científico” no es más que un bello sueño; que la libertad es más importante que la igualdad; que el intento de realizar la igualdad pone en peligro la libertad y que,  si se pierde la libertad, ni siquiera habrá igualdad entre los no libres.  

- Pero hasta dieciséis años más tarde, en 1935, no comencé a escribir mi crítica científica al marxismo con intención de publicar mis escritos. Como resultado aparecieron dos libros míos entre 1935 y 1943: La Miseria del Historicismo y La Sociedad Abierta y sus Enemigos” (p. 44ss)

    Estos dos libros de Popper fueron los que más influyeron en la formación  del pensamiento republicano del historiador peruano Jorge Basadre, del novelista y ensayista Mario Vargas Llosa, y del líder de la gastronomía peruana Gastón Acurio (véase, a propósito,  su  artículo-ensayo  titulado “Somos libres, seámoslo siempre”, publicado en el diario  El Comercio el 23 de marzo del 2014), que recomiendo leer para comprender el sombrío panorama político  en que se debate hoy la sociedad peruana, y para ejercer una buena elección el próximo 6 de junio en defensa de la democracia republicana, de la vida y de la dignidad humana.

____EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 27 de mayo de 2021. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN