Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 29 de Mayo del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

LA ALMOHADA DEL PINTOR GERARDO CHÁVEZ

Luis Alberto Arista Montoya* A propósito de la publicación de su libro de memorias titulado “Antes del Olvido”, del pintor peruano Gerardo Chávez que se presenta hoy jueves, a las 7p.m en el Museo de Arte de Lima

LA  ALMOHADA DEL PINTOR GERARDO CHÁVEZ



31/03/22 - 14:34

Luis Alberto Arista Montoya*

A propósito de la publicación de su libro de memorias titulado “Antes del Olvido”, del pintor peruano Gerardo Chávez que se presenta hoy jueves, a las 7p.m en el Museo de Arte de Lima, gloso un anterior texto mío en  homenaje a su trayectoria artística.

Con la gran sensibilidad y gusto estético que posee el pintor trujillano Gerardo Chávez (nacido en Paiján, Trujillo, Perú en 1937),  supo elegir los ambientes de la Torre Kuélap del Museo de la Nación para mostrarnos una gran retrospectiva de su obra (diseñada por su hijo), en conmemoración por  sus 80 años de edad.

“Lo turbador- escribió Mario Vargas Llosa en el catálogo- de los monstruos de Chávez, viene de ese sueño de la razón reposada que, según dijo Francisco de Goya, engendra monstruos. Pero los monstruos de Chávez no son demoniacos  sino, más bien despiertan solidaridad  y nos enternecen”. A través de mis pinturas trato de “vomitar lo escondido de mi real sueño”, acotó el pintor Gerardo Chávez.

Fui a visitar esa extraordinaria muestra. No nos gusta ir a las inauguraciones, mucha gente, nos impide  apreciar con tranquilidad la belleza artística. Estuve a primera hora, no más de diez personas la visitamos. Recurrimos lentamente los cuatro ambientes: observando las obras primero para luego leer el nombre de cada cuadro(es lo aconsejable hacer esto,  en toda buena exposición)

En el primer piso de la Torre Kuélap,  Chávez exhibió su mejor legado: sus obras pintadas con tierra (procedente de  las diversas regiones del Perú) sobre yute, logrando pintar sus “monstruos” en tamaño de gran formato. 

“La procesión de la papa”, es un inmenso cuadro que resume 14 mil años de historia alimentaria de nuestro milagroso tubérculo que salvó a la humanidad de la hambruna. Es una de las obras emblemáticas del arte  contemporáneo. A propósito, en esa línea el pintor holandés Vicent Van Gogh pintó “Canasto con patatas”, junto a su famosa pintura “Los Girasoles”  que he tenido la oportunidad de apreciar  en el Museo Van Gogh de la ciudad de Amsterdam.

Volvamos a la exposición de Chávez. En el segundo piso de dicha Torre se exhibieron   sus dibujos al pastel graso sobre tela, técnica que desarrolló durante la década del 70, que es cuando inicia su retorno a Perú después de una larga estancia parisina. Por aquel entonces  construye en Trujillo  dos importantísimos espacios culturales: el “Museo del Juguete”, en el 2001, y el “Museo de Arte Moderno”, en el año 2006.

En el tercer piso, bajo el título Retrospectiva, expuso sus obras y bocetos correspondientes a momentos clave de su trayectoria. Donde se nota la influencia estética de su hermano Ángel Chávez, pintor de paisajes y de ancestrales mujeres  cholas de Paiján.

En el cuarto piso, bajo el título Los Carruseles de Chávez, el pintor rememora a través de cuadros lúdicos su vida infantil. Estamos ante la estética de la infancia recuperada, lo que significa que tuvo una niñez digna

Para nosotros el pintor Gerardo Chávez es un singular/nacional, más aún, un singular/universal. Su singularidad (peruanidad) está signada por el paisaje del hermoso pueblo trujillano de Paiján. Esa paijanidad ha troquelado su conciencia estética dotándola de valor universal a lo largo de sus 80 años de edad. Es un hilo conductor de toda su obra. “Paiján, parque frutal de mi niñez”, suele decir el pintor.

El otro hilo conductor que enhebra sus obras en   los cuatro ambientes de la Torre Kuélap es su incansable búsqueda estética, sus certezas y sus dudas. No por algo una de sus importantes  obras (hecha de tierra natural sobre yute) porta el nombre de Instigadores de la Duda. “Dudo, luego existo”, parece ser su apotegma. “¡Buena almohada es la duda, para una cabeza bien equilibrada”, escribió el filósofo francés Miguel de Montaigne. 

Gerardo Chávez sabe dudar y recordar. Es por eso que  su libro de memorias “Antes del olvido” (marzo 2022, Editorial Alfaguara) nos convocará, seguramente, a favor de una Educación Integradora a través del Arte, que tanta falta  nos hace a los peruanos de hoy en día, porque seguimos padeciendo los  discursos políticos  de odio y enfrentamiento.

_______ EDITORIAL  Para Radio Reina de la Selva. Lima 30 de marzo de 2012. Luis Alberto  Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN