Reina de la selva Radio en vivo
Miércoles, 29 de Junio del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

¡PENSÁ, PENSÁ PERUANOS!, CON SENTIDO COMÚN

Luis Alberto Arista Montoya* Claro. Es innegable. La eliminación del mundial que ha sufrido nuestra selección de fútbol en Qatar, ha dolido a casi todos los peruanos.

¡PENSÁ, PENSÁ PERUANOS!, CON SENTIDO COMÚN



21/06/22 - 04:23

Luis Alberto Arista Montoya*

Claro. Es innegable. La eliminación del mundial que ha sufrido nuestra selección de fútbol en Qatar,  ha dolido a casi todos los peruanos. Salvo, quizá, a los que no han tenido niñez futbolera ni  patearon alguna vez una pelota (ni siquiera de trapo, o de vejiga de cerdo).

 Esa derrota inesperada a herido  más nuestro orgullo nacional. Como Perú es un país republicano de “oportunidades perdidas” (o “abortadas”), siempre está esperando  gozar - real o aparentemente - de algún momento de felicidad, de alegría. Somos un país entristecido, acechado por el casi o el más o menos, o el mal menor.

 Para superar esa frustración mucha gente se emborracha, droga, baila y  chupa día tras día en  calles y plazas, para olvidar las penas “dos más y me quito” (nunca se quitan, salvo Agapito que prefiere ir Quito). Pierden el sentido común que les podría otorgar, precisamente, una serena visión de la  realidad

Pues, una de las cualidades humanas más escazas que tiene el ser humano es justamente la carencia de Sentido Común. En Perú (ni hablar en la región Amazonas) es casi pandémica. Por ejemplo,  después de la derrota del repechaje (un especie de premio consuelo creado por la FIFA), se ha armado una insensata polémica que si deben continuar o no al mando de la selección Ricardo Gareca y Juan Carlos Oblitas. Los que están a favor de que se vayan - que  felizmente  no son muchos - son los que nunca tuvieron niñez futbolera, critican por criticar, especialistas en serruchar el piso.

El Sentido Común nos señala que Gareca y Oblitas son una pareja exitosa de profesionales, vienen trabajando seria y responsablemente desde hace cerca de una década. Ambos han sido excelentes jugadores, cada uno en su respectiva selección. Ambos han estudiado y son buenos entrenadores. No han llegado a aprender. Porque tienen conocimiento de causa, una visión de país con sentido común,   se comprendieron empáticamente desde el inicio. Es más, ambos, como personas son, éticamente honestas. 

Por lo tanto, nuestro Sentido Común (como hinchas, como peruanos de bien) nos dictamina que ellos deben continuar en el mando y comando deportivo. Claro, ahora para sentar las bases de una auténtica reforma del futbol peruano, empezando por dar prioridad a las divisiones de menores (Sub-12, Sub-16, Sub-18, como hacen en la Premier Ligue inglesa, por ejemplo).

Antes del frustrado repechaje la revista Somos (Nro. 1852) entrevistó a Juan Carlos Oblitas. Rescato de esa entrevista antológica dos de sus ideas centrales que resumen su filosofía deportiva:

1.-“La gente cree- declaró Oblitas – que somos especiales, pero somos comunes y corrientes. Nos podemos equivocar. Una parte del público [una gran parte, diría yo] es muy posesiva con los jugadores” (una declaración premonitoria, a la luz del fallo de los penales)

2.-“Lo más difícil en la vida es mantener el equilibrio. Y para eso se necesita sentido común. Y el sentido común es lo que más está faltando en este país” (escucha Pedrito, escuchen congresistas, escuchen ministros)

Las acertadas  declaraciones de Oblitas me han remitido a releer el ensayo titulado “Defensa del sentido Común” (publicado en Londres en 1959), del filósofo inglés George Edward Moore, quien precisamente sostiene que la “visión del mundo del Sentido Común” es completamente verdadera en ciertos aspectos fundamentales de la vida: como en el deporte, la vida familiar, la gobernanza política o la investigación científica, por ejemplo. 

A los peruanos nos hace mucha falta tener una visión de país basada en un equilibrado Sentido Común. Para nosotros, pareciera, que el sentido común es el menos común de los sentidos. Nos dejamos llevar, por nuestros prejuicios, nuestros falsos sentimientos, pasiones, ideologías pedestres, intereses de grupo (poderes fácticos) e intereses subalternos, olvidándonos voluntariamente que la gran finalidad de la praxis del Sentido Común es   encontrar el Bien Común que, desgraciadamente, también es el menos común de los bienes entre peruanos. De ahí que el consenso sea una utopía.

Esta filosofía del sentido común de Oblitas corre en paralelo con la filosofía de Gareca que se resume en tres signos cuando en la cancha se dirige a sus pupilos pronunciando dos veces la palabra: “¡Pensá, Pensá!”, tocándose la sien derecha con su dedo índice. Siempre me hace recordar al principio filosófico de René Descartes que decía: “Cogito, ergo sum”  que traducido significa: “Pienso, luego existo”. Si eres incapaz de pensar no existes, o existes a medias.

Estas dos formas de actuar con  sentido común y buen pensar  constituyen la base de la Filosofía Obligareca: que debe ser  obligatoria asumirla en todo el Perú por todas las personas,  todo el tiempo y en cualquier espacio. 
________
EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 21 de junio de 2022. Luis Alberto Arista Montoya. luisalbertoarista@gmail.com


Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN