Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 27 de Septiembre del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

BONDAD A TODA PRUEBA

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2020 Sentado en una poltrona en el jardín de la casa, donde los plátanos cuelgan algunos mitad amarillos y mitad verdes, las mandarinas, grandes como naranjas empiezan a madurar, el árbol de guanábana y de papaya, compiten en tamaño con el Caballero de la

BONDAD A TODA PRUEBA



20/04/20 - 07:02

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2020

Sentado en una poltrona en el jardín de la casa, donde los plátanos cuelgan algunos mitad amarillos y mitad verdes,  las mandarinas, grandes como naranjas empiezan a madurar, el árbol de guanábana y de papaya, compiten en tamaño con el Caballero de la Noche, que me regaló mi comadre Marina hace 3 años, los jilgueros, algunas palomas de lomo plomo y pecho blanco revolotean deseando tomar agua y Romero, Tilsa y el Chemo, los corretean, yo me hundo en la soledad de la cuarentena, hojeando un libro coincidentemente llamado PANDEMIA, escrito el 2013 y novelescamente refiere una situación parecida al que confrontamos el día de hoy, en que sin darnos cuenta somos parte principal de una tercera guerra mundial, donde los soldados y los enemigos, al mismo tiempo somos uno mismo, porque nuestras vidas y de los otros, depende del cuidado que pongamos en cuidarnos para no ser víctimas y al mismo tiempo enemigos de los que nos rodean.

Ahora todo el tiempo se habla del Coronavirus y de los estragos que está haciendo a nivel mundial el COVID-19 y hay una serie de teorías de que esta terrible enfermedad ha sido creada por la mano del hombre en un laboratorio de experimentación, de tal o cual país y que al manipular las cadenas del ADN, el virus se los “escapó” y eso es el resultado de lo que estamos viviendo, aunque también se dice que la diseminación fue hecha a propósito, en cuyo caso volveríamos a vivir la maldad de mentes diabólicas de la 2ª guerra mundial, en que los protagonistas, con ideas homicidas, propio de los cerebros de Shiro Ichi que experimentaba con gente inocente con hielo produciendo congelación e hipotermia hasta la muerte  o de Josef Mengele, el ángel de la muerte, que en los campos de concentración de Auschwitz, experimentaba genéticamente con gemelos, hacía trasplantes de órganos, sin anestesia originando en los prisioneros intensa agonía.

Es cierto que los estudiantes de Medicina, en determinados momentos de nuestra formación académica hacemos prácticas con animales, pero previamente anestesiados o profesionales de la salud, hacen procedimientos en laboratorios de experimentación para ver el uso de determinados medicamentos, con la finalidad de encontrar medicinas en beneficio de la salud del ser humano y siempre vigilados por supervisores calificados y últimamente por las sociedades protectoras de animales, con penalidades muy severas para los que infringen las normas y hacen sufrir a los animales.

Los médicos somos seres humanos, encargados de una misión especial y escogidos por nosotros con nuestro libre albedrío, conscientes de la labor que tenemos que cumplir una vez hecho profesionales. Es cierto que es una carrera difícil, de mucho sacrificio, donde nunca se deja de estudiar y más aún en estos últimos tiempos en que la ciencia avanza a pasos muy acelerados y existen nuevas medicinas, modernos procedimientos, sofisticados aparatos de diagnóstico e inclusive robots inteligentes, que muchas veces están reemplazando la mano del hombre en intervenciones quirúrgicas muy difíciles y complicadas, que son manejados a control remoto, mediante el internet. Tal vez llegará el momento que nuestra salud dependerá de las máquinas, sin embargo en lo único que no van a poder reemplazarnos será en la CALIDAD  DE NUESTROS SENTIMIENTOS, quizás nos podrán hablar, pero no con la dulzura ni la ternura de un médico humano; nos podrán mirar, con ojos científicos, escrutadores, pero sin la piedad de aquel que te mira el alma a través  de tus pupilas y jamás te pondrán una mano en el hombro ni te prestarán su pecho para  que derrames tus lágrimas.

El médico es sentimiento, es una persona que muchas veces esconde sus emociones en una máscara dura o en una palabra fuerte, por el sin número de pensamientos que perturban su mente.

¡Yo te entiendo hermano médico!

En estos momentos todos tenemos miedo y el MIEDO ES BUENO, porque nos prepara para tomar precauciones, para tomar medidas, para protegernos y cuidar mejor de nuestros enfermos, lo MALO ES EL PÁNICO que se presenta cuando no sabemos qué hacer, nos aturde y nos embrutece.

Ahora nos enfrentamos a lo desconocido, a una enfermedad misteriosa y maligna, que avanza rápidamente y se contagia silenciosamente y en la que todavía no tenemos con que armas enfrentarnos y nos desafía para conocernos más, para meternos en lo recóndito de nuestra alma, buscando soluciones y la oportunidad para luchar todos los PROFESIONALES DE LA SALUD, como verdaderos soldados de la Patria, defendiendo no nuestro territorio, que muchas veces los políticos lo han regalado o lo han vendido por oro y por plata sin importarles la sangre de nuestros guerreros, ahora HERMANOS MÉDICOS Y PERSONAL DE SALUD EN GENERAL, nos toca defender lo más preciado que hay en el mundo que es LA VIDA, la vida de la gente, de nuestra población, sin fusiles, metrallas ni bazucas, sin tanques, aviones o barcos. Solos con nuestras manos, con nuestros ojos, con nuestros corazones, con nuestras emociones, con nuestra inteligencia. Nosotros no queremos condecoraciones, ni medallas, ni monumentos y si nuestros soldados derramaron su sangre para regar el territorio que nos arrebataron, nosotros los médicos, también ponemos nuestro pecho y el último aliento de nuestros pulmones, el último latido de nuestro corazón y el último chispazo de nuestra inteligencia peleando para SALVAR VIDAS.

Muchos dirán claro, que fácil es hablar cuando uno es viejo y mira a los toros desde las tribunas. “Maldita la hora, que me toca vivir este momento que soy viejo y que no me dejen ni me den la oportunidad de servir físicamente, porque no tengo miedo a contagiarme, tengan la seguridad que no sería ni mariscal, ni general, ni coronel, sería el primero en estar en la línea de combate y ser camillero, como dice alguien que cree que ser camillero es insignificante, sin darse cuenta que carga cuerpos de los que se enferman o de los que se mueren, carga todos los males que pueden contagiarlos y sobre todo muchas de las lágrimas y las penas de los familiares, que otros no los ven”.

En esta guerra sin fronteras, tenemos que estar unidos, para que juntos podamos vencer y nunca ser vencidos. Solo la unidad de todos los profesionales de la salud, sin escudos, ni uniformes, mandiles ni membretes de instituciones, será necesaria para pelear con coraje y decisión en un solo corazón. 

Dr. RENE FAVALORO: cirujano cardiovascular, que creó en 1967 el bypass coronario utilizando la vena safena de la pierna. En Estados Unidos se hacen entre 600,000 a 700,000 operaciones al corazón con esta técnica, salvando infinidad de vidas que sufren infartos al corazón. 

El Dr. Favaloro, reconociendo el trabajo en equipo dice, con la mayor sencillez:

Buen médico será aquel que tenga suficiente criterio y responsabilidad para tomar decisiones cuando sea necesario y HUMILDAD PARA PEDIR AYUDA cuando lo crea conveniente, reconociendo la necesidad de aprender de los demás. 

La integridad ética y moral es algo que también se aprende, se “mama” trabajando en equipo e integrándose al mismo, con afecto, hasta con amor.

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS