Reina de la selva Radio en vivo
Jueves, 3 de Diciembre del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

ASUSTA ESTA REALIDAD

Pastillita para el Alma 17 – 08 – 2020 La verdad que da mucho miedo esta terrible que estamos pasando con la Pandemia, a nivel de nuestro Perú y muy en especial de nuestro amado Amazonas, en vista que nuestro pueblo, como es de conocimiento de todos, es una de las regiones más olvidadas de nue

ASUSTA ESTA REALIDAD



17/08/20 - 07:47

Pastillita para el Alma 17 – 08 – 2020

Imagen: Lucas Francisco Merino Vigil

La verdad que da mucho miedo esta terrible que estamos pasando con la Pandemia, a nivel de nuestro Perú y muy en especial de nuestro amado Amazonas, en vista que nuestro pueblo, como es de conocimiento de todos, es una de las regiones más olvidadas de nuestra Patria.

Es muy gratificante la campaña realizada por nuestro señor obispo, monseñor que junto con personas de buen corazón iniciaron una misión de recabar fondos para la obtención de una planta productora de Oxígeno Medicinal, elemento vital en esta época en que nuestros enfermos contagiados con el COVID-19 matan de hambre de aire a nuestros pacientes, pese al esfuerzo admirado de todo nuestro personal de sanidad y donde nuestros servicios de salud, han quedado insuficientes por la incapacidad y la indiferencia de nuestras autoridades a todo nivel, siendo conscientes que casi todos los años nuestro territorio nacional está expuesto a derrumbes, avalanchas, desborde de ríos, la  inclemencia del clima y la amenaza constante de sismos y tsunamis por nuestra ubicación en el cinturón de fuego del Pacífico.

Si somos pobres, sentados en un banco de oro es única y exclusivamente por la culpa de la calidad de nuestros gobernantes, ya que la SANIDAD y la EDUCACIÓN, son los hijos olvidados y desnutridos de los que con la mayor sinvergüencería se dicen padres de  la Patria, claro que como hasta el cansancio se dice, los únicos culpables son los que los elegimos y creemos en sus promesas, de los que casi todos, con muy contadas excepciones han llegado al poder, con la única intención de llevar agua para su molino.

En este momento en que las quejas y las lamentaciones no sirven de nada. En este momento en que nuestra gente se muere despiadadamente y no tienen ni siquiera la suerte de enterrarse dignamente, es la hora de buscar soluciones rápidas para nuestros enfermos y para todos aquellos que se creen los lecheros o hijos reconocidos de Dios, que no se van a enfermar y hacen caso omiso a las restricciones y son los responsables de la muerte de sus familiares cercanos, de sus vecinos y cargarán en su conciencia, no solo por los que ya están bajo la tierra o hecho cenizas, sino cuando también vean a los que sobreviven que cargan, en algunos casos,  con secuelas irreversibles en su aparato respiratorio o en otros aparatos y sistemas que arrastran sus cuerpos mal trechos y que ustedes con su indiferencia y mal procederé les ocasionaron.

Me cuentan que ya es un hecho que se tenga una planta productora de oxígeno en Chachapoyas y que las donaciones solicitadas también se hicieron con dicha finalidad. No conozco la cantidad exacta de producción de dicha planta, sin embargo consulté con un ingeniero de la fábrica PRAXIR y si mal no entendí me dijo que antes de la pandemia ellos producían alrededor de 60 toneladas de oxígeno líquido y que ahora están produciendo aproximadamente 240, que las distribuyen en cisternas y no es suficiente para el consumo de Lima, teniendo en cuenta que una tonelada es igual a 1000 m3 y que cada balón grande tiene una capacidad de 10 m3 y un paciente con una concentración de saturación de oxígeno de 70%, consume tres balones diarios. Que en la ciudad de Chachapoyas hay un aproximado de 30,000 habitantes y que en el mejor de los casos, si solo se enferme un 1% de la población, tendríamos 300 pacientes que necesitan oxígeno. Que ahora se tiene solo 4 camas en la Unidad de Cuidados Intensivos, pero se proyecta 50 camas UCI, entonces tendríamos 250 pacientes que se tratarían en sus domicilios y si cada paciente necesita 3 balones, tendríamos necesidad de tener 750 balones para abastecer a la comunidad enferma. Saben cuánto cuesta un balón de 10 m3, la miseria de S/5.600.00, son de la marca Norris y/o Jindun de acero inoxidable.

Me pregunto:  ¿Tenemos esa capacidad de 750 balones de oxígeno solo para Chachapoyas?
Además es también sensato en pensar que los balones de oxígeno tienen que tener aditamentos especiales  para la administración del oxígeno, cánulas endotraqueales para los más graves, cánulas y máscaras a presión positiva y sobre todo personal  altamente especializado para el cuidado de los pacientes.

Como ustedes verán es una situación muy grave que nos amenaza afrontar y que si tenemos un poco de criterio personal para prevenir esta enfermedad, las cosas podríamos sobrellevarlas, como muchas de las enfermedades que hemos logrado pasar.

¡¡¡NUESTRO PUEBLO TIENE QUE UNIRSE PARA SALIR ADELANTE!!!

Esta breve y posiblemente mal redactada opinión, no es de ninguna manera para propiciar un clima de temor o de miedo. Si bien es cierto que solo  me refiero a la ciudad de Chachapoyas, pero tenemos que tener presente, que nuestra población regional ya casi pasa los 500,000 habitantes y lo que trato de hacer es solo una pequeña recomendación a nuestras autoridades de todos los estamentos en la capital de la región, para que tomen conciencia de la gravedad de esta enfermedad invisible que está en la puerta de nuestras casas y que si todos nos unimos no nos va a vencer y menos a nosotros, los amazonenses.

Con pena escucho casi todos los días una serie de lamentos y de quejas a través de la radio y la voz quebrada de mi hermano, con su “gracias por llamar a Reina de la Selva” y muchas personas que sin identificarse lanzan sus protestas por la irresponsabilidad de nuestros paisanos que no cumplen con las mínimas condiciones de prevención y encima de todo eso echando leña al fuego, pidiendo la vacancia del alcalde, del gobernador, denunciando el mal proceder de autoridades que cuidan el orden, que administran justicia, quejas contra aquellos que por un mínimo sueldo ponen en riesgo sus vidas y de sus familiares enfrentándose a los enfermos, muchas veces sin equipos de protección y sin medicinas ni materiales mínimos necesarios debido a una mala administración de los fondos públicos, como por ejemplo tengo entendido que del presupuesto total del gobierno regional hay S/32¨383.335 exclusivamente para gastarlos y mitigar los daños de la pandemia y  de los cuales solo se han utilizado el 26.3% a nivel de toda la región.

También me informan que del presupuesto total asignado a las diferentes unidades ejecutoras en temas de salud referente al COVID se ha destinado la suma de S/15´935.730.00 para la Dirección de Salud DIRESA y que solo se ha gastado el 13.02% o sea S/2´097.983.00. Es muy lamentable tener que escribir estos datos que, tienen fundamento veraz, por la fuente que me informa. Son mis colegas los profesionales médicos, encargados de la administración de estos dineros.  Ellos saben y son conscientes de la gravedad de la pandemia y que este virus va a seguir matando a nuestra población. Muchos de ellos son paisanos que saben bien de nuestras necesidades, gente honesta, distinguida y de prestigio profesional, que han estado al frente de esta importante administración, lamentablemente uno de ellos enfermo que sin importarle su salud se metió en el desafío, pero tuvo que renunciar por la gravedad de sus lesiones, otros  con calumnias y víctimas de maledicencias y chismes, sin embargo el médico no tiene lugar de nacimiento y su función es velar por la salud de sus enfermos y así espera la región Amazonas que enfrenta uno de sus mayores desafíos, que la DIRESA, esté en manos de un profesional competente y con decisiones. Una pequeña sugerencia para la DIRESA, ahora que faltan camas en los hospitales…, ¿Por qué no se usan los colegios y los institutos del gobierno, que ahora no tienen clases y están desocupados. ESTOS ESTABLECIMIENTOS TIENEN LUZ, AGUA, SERVICIOS HIGIÉNICOS, SON DE MATERIAL QUE PROTEGE DEL FRIO Y DE LA LLUVIA, solo es cuestión de poner camas y remedar lo que han hecho aquí con la villa olímpica.

Hermanos amazonenses, yo soy uno de ustedes, el más humilde de todos, al final de mi camino cuesta abajo,  que no sé rendirme, que siempre estaré al servicio de ustedes, aquí en Lima, que debo mucho a la vida y que nunca jamás podré devolver un poquito a DIOS y a su Santísima Madre,, de lo mucho que me ha dado, que quiero a mi tierra con el corazón limpio, que escribo sin bozales en el alma con la libertad, de no ofender a nadie, que si de algo tengo que arrepentirme, fue salir de Chachapoyas, porque seguiría labrando vidas en bien de nuestros pueblos, esperando la muerte, edificando conciencias, pero nunca jamás vegetando como viejo, porque el que “vegeta al final se muere por ser tan viejo”.

Jorge REINA Noriega

*AYÚDAME A AYUDAR*

jorgereinan@gmail.com
999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS