Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 28 de Noviembre del 2021
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

SEÑOR DON NAPOLEÓN TORREJÓN SALAZAR

Pastillita para el Alma 26 – 10 – 2021 Viajó nuestro querido hermano Napoleón para ocupar su sitio en el Oriente Eterno, a reencontrarse con sus viejos, su Mushita de toda la vida y de su familia en general, nos deja a nosotros sus amigos, hermanos de la Orden, sus hijos nietos, bisnietos y f

SEÑOR DON NAPOLEÓN TORREJÓN SALAZAR



27/10/21 - 06:44

Pastillita para el Alma 26 – 10 – 2021

Viajó nuestro querido hermano Napoleón para ocupar su sitio en el Oriente Eterno, a reencontrarse con sus viejos, su Mushita de toda la vida y de su familia en general, nos deja a nosotros sus amigos, hermanos de la Orden, sus hijos nietos, bisnietos y familiares políticos con la pena de su partida.

Napoleón Torrejón Salazar, nació en la ciudad de Chachapoyas hace 96 años, hijo de don Rafael Torrejón Angulo y de doña Ernestina Salazar, se casó con la dama chachapoyana Elvira Cachay Cueva, con la que tuvo 5 hijos, quienes le dieron muchos nietos y bisnietos.

Don Napo, como cariñosamente lo llamaban en su vida profesional, fue profesor de educación primaria y trabajó en diferentes lugares de la región Amazonas, como en la provincia de Rodríguez de Mendoza, en La Magdalena, el Tingo en Pomacochas y en el Centro Escolar de Varones N° 131 de Chachapoyas, es trasladado a la ciudad de Lima viniendo como director de la sección primaria de la gran unidad escolar Dos de Mayo del Callao, donde se jubiló, ocupando el cargo de subdirector de la gran unidad, siendo el verdadero motivo de su permanencia en la ciudad de Lima, buscar la educación superior de sus hijos.

Fue militante del Partido Aprista Peruano, lo que motivó muchas veces su subrogación como normalista, lo que le permitió incursionar en la imprenta, logrando tener un taller en la ciudad de Chachapoyas, el mismo que trajo a la ciudad de Lima y en la que se desempeñó en dicho oficio, demostrando su arte y su creación artística.

Napoleón Torrejón Salazar, fue un hombre probo en todo el sentido de la palabra, un amigo leal y sincero, colega inseparable de sus colegas, miembro de la Asociación  Los Pachacos y socio irrenunciable del Club Higos Urco, ocupando cargos dirigenciales y demostrando su honestidad y seriedad en sus funciones. En la ciudad de Lima perteneció a la Hermandad de HIGOS URCO, cuyo Santo Patrón, es el SEÑOR DE BURGOS.

Con su adorada esposa Elvirita, a quienes cariñosamente le conocíamos como Mushita por el color claro de sus ojos, formó un hogar ideal, lamentablemente la muerte los separó, quedando viudo, bajo el cuidado y la protección de sus hijos, con los cuales, además de ser el padre muy respetado, también era el amigo entrañable de sus frutos.

La viudez lo opacó notablemente a nuestro distinguido amigo, se volvió más calmado y taciturno, muy pocas veces se reunía con amigos y a ello se le sumó la desaparición trágica de su hija médico Amparito, después fue hospitalizado por complicaciones respiratorias, también intervenido quirúrgicamente por un problema del intestino grueso, de lo cual salía  airoso, gracias al cuidado de su hijo médico Robert y el cariño sin par de su hija arquitecto la señora Wilma Torrejón, que se ocupó íntegramente de su cuidado, hasta el final de sus días, junto a sus hermanos Óscar y Jorge.     
 
Don Napo, muy querido por todos los que lo conocíamos y gozábamos de su amistad, era un hombre serio, de muy pocas palabras, pero sumamente amable y cariñoso en sus expresiones, lo que le valió el apodo de “muerto”, con lo cual él se solazaba, porque entre broma y broma nos amenazaba, diciendo, que ya te tenía en su lista para llevarte al otro mundo y que él era el encargado por Nuestro Padre Celestial para vigilar y controlar el desempeño de los que están en la tierra y él, en sus funciones, no se casaba con nadie y ponía como ejemplos y pruebas, como es que los había llevado a sus grandes amigos e inclusive a sus compadres. Este acápite, realmente, lo pongo con un poco de miedo, porque si no le gusta es casi seguro que me adelanta un lugar en la fila de la cola y/o le causará una leve sonrisa.

El recuerdo de nuestro gran amigo y hermano don Napoleón Torrejón Salazar es nuestro mejor homenaje póstumo, porque su vida estuvo salpicada de la calidad y la calidez incomparable de la amistad y los que tuvimos el privilegio de estar cerca de su gran persona no olvidaremos nunca su trato bondadoso haciéndonos sentir su franqueza y sinceridad. 

“SEÑOR DON NAPOLEÓN TORREJÓN SALAZAR, DESCANSE EN PAZ”

 Jorge REINA Noriega
 *AYÚDAME A AYUDAR* 
 jorgereinan@gmail.com

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS