Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 3 de Septiembre del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

HOMBRE BUENO

Pastillita para el Alma 14 – 09 – 2022 La noche del jueves 9 de setiembre, en una reunión especial de amigos, escuché a uno de los asistentes, un joven médico que, con la voz entre cortada

HOMBRE BUENO



14/09/22 - 05:07

Pastillita para el Alma 14 – 09 – 2022

La noche del jueves 9 de setiembre, en una reunión especial de amigos, escuché a uno de los asistentes, un joven médico que, con la voz entre cortada, lamentaba la muerte de don JULIO ABEL BONIFAZ TAFUR, dijo: fue mi maestro que me enseñó a leer y el que me condujo a esta reunión de hombres de bien. Mi asombro fue grande. No era cualquier ciudadano del mundo él que había partido de esta tierra, para nunca más volver.

Don Julio Abel Bonifaz Tafur, fue un hombre extraordinario, tuve la suerte de ganarme su amistad, cuando ya era médico y fui a trabajar a mi amada Chachapoyas. Pienso que, en mi larga vida, Dios me ha bendecido con muchos amigos, de diferente condición social, económica y generacional, pero sin lugar a equivocarme, el quien ocupa un lugar, muy preferencial, en la lista de mi selección personal, es don Julio Bonifaz Tafur, por su nobleza de espíritu, por su lealtad, su calidad y calidez humana. Por esos valores enterrados en el fondo de su alma, que solo los mostraba, no en el primer encuentro, sino a lo largo del tiempo, cuando prolijamente has sido evaluado y no descubría en uno, hipocresías o maledicencias escondidas, mientras tanto te trataba con el respeto y consideración cuidando que no sea invadido su espacio personal. 

Casado con la señora Socorrito Ocampo, digna profesional del magisterio, como él y con quien procrearon once hijos y vivieron 65 años de feliz convivencia matrimonial, donde como en un centro educacional, primaba el amor, el respeto, la disciplina y el trabajo familiar, poniendo muy en alto los valores y virtudes personales.

En el magisterio peruano, ocupó diferentes cargos, después de un largo trajinar por los distintos pueblos más remotos y olvidados de nuestra amplia y agreste región Amazonas, donde sembraba en sus alumnos los ideales de una verdadera educación, inculcándoles que el estudio, el trabajo y la disciplina son los peldaños donde el hombre alcanza los verdaderos beneficios para triunfar en la vida. Fue un auténtico maestro que enseñaba con el ejemplo, cumpliendo a plenitud con sus obligaciones de docente y de hombre de bien.

En su vida personal era carpintero y en el lugar que llegaba siempre dejaba un recuerdo de su oficio artesanal, tal vez muchos de los que cargan el anda del Patrón Santo Tomás, en el pueblo del mismo nombre, no saben que fue las manos del profesor don Julio Bonifaz, el que lo construyó.

Constructor, como esos anónimos obreros que moldearon y pulieron la piedra bruta, poniendo los cimientos y edificaron las catedrales, así también nuestro respetable hermano don Julio Bonifaz construyó, junto con otros obreros del mismo taller, el templo de Luz de Amazonas N° 87, así como el edificio del Club Social Higos Urco. En ambas instituciones empezó entre los miembros más humildes y con su vehemencia y bonhomía llegó a ocupar los cargos más altos, dando ejemplo, como siempre, de su honestidad y blancura de corazón.

Alcalde de la Fidelísima ciudad de San Juan de la Frontera de los Chachapoyas, capital de la región Amazonas, cuando ese honroso cargo era desempeñado por aquellas personas notables de la ciudad, prohombres de comprobada solvencia moral y honestidad a toda prueba, ausente de la miseria humana que ahora campea en ciertos individuos de malas entrañas, que buscan notoriedad o hacerse ricos de la noche a la mañana.

Mi querido y respetable hermano Julio Bonifaz, tengo ciento de anécdotas para contar, sucedidas contigo, en mis momentos dulces y amargos, todas ellas de gratitud a tu persona. Una vez te vi llorar, pero la más de las veces siempre mostrabas tu sonrisa franca, aún después de que aparentabas estar molesto, pero no es el momento para hacerlo, solo quiero decirte, en este santiamén en que las palabras no valen y el silencio melancólico prevalece que, fuiste una persona muy especial para mi y mi familia, que tu amistad y tu bondad a toda prueba es el mejor recuerdo que me queda. Seguirás siendo una Luz en el universo para toda tu familia y tus amigos. Tu Socorrito compensará el dolor de tu partida, con el recuerdo de todos los momentos gratos y felices que vivieron juntos y tal vez tu serás, uno de los pocos hombres que se presentan ante Nuestro Señor Jesucristo con la mirada serena, porque te vas con la conciencia limpia de no haber hecho daño a nadie y porque hiciste de tus hijos una verdadera escuela de formación llena de valores ya que todos ellos son hombres de bien, lleno de virtudes, fiel reflejo de su amado padre.

DON JULIO ABEL BONIFAZ TAFUR, QUERIDO Y RESPETABLE HERMANO DESCANSA EN PAZ.

Jorge REINA Noriega
*AY+UDAME A AYUDAR*
+51 999 048 355
jorgereinan@gmail.com

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS