Reina de la selva Radio en vivo
Lunes, 5 de Diciembre del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

ORACION MUY BELLA

Pastillita para el Alma 05 – 10 – 2022 Señor, el pasado, a Tu misericordia

ORACION MUY BELLA



05/10/22 - 04:57

Pastillita para el Alma 05 – 10 – 2022

Señor, el pasado, a Tu misericordia
El futuro, a Tu providencia
El presente, a Tu Amor.
Tú sabes Señor, que lo único que tengo
Es el día de hoy, para amarte
Y por Ti, a quienes me atan.

Esta es una oración bella, chiquita y completa, que un amigo me envío por teléfono y el curita que la relata, lo hace en forma tan sencilla y simple, pero, escuchándola detenidamente y con tranquilidad, nos damos cuenta de su gran trascendencia e importancia y, además, es una lección de religiosidad que llega al alma.

Nuestro Pasado es algo fijo, ya acontecido, que no se puede modificar y por lo cual Dios, nos tiene que juzgar, poniendo en los platillos de su balanza, nuestros actos buenos y malos y solo EL con su divina misericordia, es el único Juez que administra verdadera Justicia, porque ante sus divinos ojos, las cosas que a nosotros nos parecieron buenas y las hicimos, maliciosamente, con la única intención de quedar bien ante la gente, no tienen el valor real, con que fuimos juzgados y por el contrario, algunas cosas que, para nosotros, aparecieron como aberraciones repugnantes, inclusive vergonzosas y no fueron medidas en su auténtica dimensión por la mirada de los hombres, tienen otra calificación por nuestro Padre Celestial, quien jamás va a ser algo que no es correcto. Conozco el caso de un grupo de amigos que malévolamente, desean dañar la reputación de un compañero de trabajo, con calumnias, hechos y acusaciones fuera de lo correcto, sin miramientos a los consejos de una persona mayor que recomienda, que sean los jueces los que juzgan, porque muchos de ellos, son personas correctas, pues al imponer una sanción, no solamente califican el acto por si solo, sino que también contemplan otros factores, como comportamientos, actitudes ante la sociedad, atenuantes de penas, contrario a sus acusadores que lo único que desean es solo hacer el mal o sembrar la discordia.

Providencia es el presente del verbo providenciar, lo cual significa: Dar disposiciones para lo que se va a hacer. En la oración chiquita y bonita, dice: el futuro depende de tu providencia, pues es Nuestro Dios, el Único que puede modificar el futuro, porque el mañana, nunca llega y la pequeñez del ser humano, es tan insignificante, que jamás podrá modificar el futuro, sin la intercesión divina, por eso es que yo, no creo en la gitana que lee las líneas de la palma de nuestras manos o en aquellos parlanchines capaces de adivinar el futuro. Confiemos en el éxito, cuando nuestro trabajo y sacrificio echa raíces fuertes para el mañana, esperemos vivir con felicidad, sin tratar de dañar a nadie, cuidando nuestra fortuna, que es la vida misma, que vino con nosotros, cuando nacimos; vigilando nuestro cuerpo físico, previniendo las enfermedades y los males físicos, cultivando en forma permanente nuestra vida espiritual; sembrando semillas, que deje huellas con nuestros buenos actos, que será lo único con lo que nuestro camino en esta tierra, seguirá siendo verde de esperanzas, para que nos recuerden y no caiga la nube siniestra del olvido, que todo lo cubre y desaparece.

Señor, lo único que tengo es el HOY, para amarte y por vuestro intermedio a todos los que me atan en esta tierra, hasta que Tu dispongas de este cuerpo que es de muerte, que Tú me diste, para servirte y no he cumplido, quizás, a cabalidad, con lo que me encomendaste, pues nos supe mantener la llama votiva de la lampara de la verdadera amistad, ya que su Luz no lució esplendorosa en mis momentos oscuros y difíciles, por mi debilidad o falta de voluntad; porque talvez no fui un buen pastor para tus ovejas enfermas y fui incapaz de remediar sus males y dolencias a cabalidad, por mis temores o mi falta de seguridad; porque a pesar de mis esfuerzos descomunales, fui incapaz de frenar el odio, la envidia y la maledicencia en personas cercanas a mí, en mis círculos amicales, por mi incapacidad de convencimiento o porque cerré mis labios cuando Tu palabra llegó a ellos; talvez amé mucho o en forma equivocada y desperté resentimientos y males sin querer; quizás no me atreví a mirar por debajo del manto de mi modestia o falsa humildad, despertando envidias y falsos comentarios, que hicieron mirarme como vanidoso o soberbio, por todo esto Señor y por otras cosas más, te pido perdón y que se haga en mí, Tu sagrada voluntad y, tal vez asi, sea digno de obtener tu misericordia y compasión.  

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
+51 999 048 355
jorgereinan@gmail.com



Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS