Reina de la selva Radio en vivo
Martes, 14 de Julio del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

BOFETADA UNA OFENSA, PARA UN MALANDRIN???…

Pastillita para el Alma 25 – 03 – 2020 Que como ha cambiado el mundo, en sus diferentes manifestaciones, con el advenimiento del modernismo, para el bien en general de la colectividad, nadie lo puede negar, como tampoco para ningún ser humano no pasa inadvertido la pérdida de los valores huma

BOFETADA UNA OFENSA, PARA UN MALANDRIN???…



25/03/20 - 05:53

Pastillita para el Alma 25 – 03 – 2020

Que como ha cambiado el mundo, en sus diferentes manifestaciones, con el advenimiento del modernismo, para el bien en general de la colectividad, nadie lo puede negar, como tampoco para ningún ser humano no pasa inadvertido la pérdida de los valores humanos, sobre todo en nuestra población joven y por un ablandamiento de leyes equivocadas que justifican la falta de respeto, en una colectividad en la que los profesores, verdaderos artífices de la formación del hombre desde su infancia, ya no tienen la consideración de verdaderos educadores, por cuanto están sujetos a reglamentaciones que no encajan, bajo mi modesto punto de vista, en una comunidad deformada y mal influenciada por autoridades que tienen modelos de centros educativos del primer mundo, donde los profesores son bien remunerados y tienen el respeto de una sociedad que confía plenamente en profesionales bien intencionados, que si corrigen las actitudes o comportamientos de los niños y que nunca por nunca lo van a hacer con malas intenciones, con muy escasísimas excepciones de maleantes disfrazados y que su verdadera función es y será formar ciudadanos del mañana que buscan la superación de una nación para llevarla en beneficio de todos y no solo de unos cuantos.

Ha causado estupor e indignación en la mayoría de la población pensante, respetuosa, disciplinada y obediente de las disposiciones del gobierno, cuando un oficial de las Fuerzas Armadas, llama la atención a un joven, que ha incumplido con las normas establecidas y haciendo caso omiso pone en PELIGRO A TODA LA SOCIEDAD, EN UN MOMENTO DECISIVO EN QUE ESTAMOS ENTRE La Vida y la Muerte.

Se le critica, porque el oficial le aplicó dos cachetadas, ante las respuestas insolentes, según dicen, o ante la mirada desafiante, cuyo silencio dicen más que las palabras.

En mi época de colegial, en el glorioso Colegio San Juan de la Libertad de la calle de La Merced, nuestro instructor premilitar, era don Germán Merino Rubio, miembro del Ejército Peruano, que muchas veces, como norma disciplinaria, nos hacía pasar por el “callejón oscuro”, que consistía en que formábamos los alumnos en dos columnas paralelas, uno frente al otro a una distancia de 80 centímetros y el alumno castigado pasaba o pasábamos y todos nos aplicaban palmadas en la cabeza o en el trasero y cuando la falta era leve solo nos castigaban con las cristinas, pero la mayoría teníamos unos “dobles”, monedas de bronce de dos centavos que era la insignia en nuestras cristinas.

No recuerdo que ningún padre de familia o ninguna autoridad se hayan quejado ante don Germán o ante el director del colegio por el maltrato a alguno de sus alumnos.

Muchos me cuentan que el instructor premilitar don Francisco Alva, era mucho más enérgico y sus castigos eran mucho más fuertes e inclusive sus palabras no eran muy dulces, lo mismo que un instructor cuyo nombre no conozco pero su apodo era Chichiriche, que agarraba a patadas a los alumnos que cometían algún acto de indisciplina durante las horas de clase y ahora que  recuerdo en la época en que ya era profesor de Anatomía en el colegio San Juan, mi padrino cuyo apodo era Cajalín, que era regente del colegio lo agarró a patadas a un muchacho de 5° año, que tuvo la osadía de contestarle en mala forma y tirarle a la cara los cuadernos que tenía en la mano. Hubo una junta de profesores y todos le felicitamos por su actitud y porque inclusive el padre del muchacho, estuvo muy de acuerdo con lo sucedido, desde luego el alumno se disculpó con el regente y pasado el tiempo se convirtió en un oficial de la Guardia Republicana, muy respetable, correcto y una gran persona.

Claro que esta temporada de la Cuarentena, no es una guerra, pero es mucho peor. 

También es lógico que los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y de nuestra Policía Nacional no deben usar sus armas, pero ellos están cumpliendo una orden y los que hemos tenido el alto honor de vestir el uniforme que nos concede la Patria sabemos que tenemos que cumplir órdenes, sin dudas ni murmuraciones y que el único responsable es el superior que las imparte. En este caso el jefe supremo de las FF AA y de la Policía Nacional es el señor presidente de la República y por lo tanto no tiene por qué sufrir un castigo o una llamada de atención el capitán del Ejército Christian Cueva, quien merece todo nuestro respeto, por estar protegiendo a la comunidad, poniendo en riesgo su propia vida y la de sus familiares.

En la misma noche de este bochornoso incidente se aprecia en un video que sale junto con el del capitán Cueva, como dos policías se acercan a un grupo de jovenzuelos que están jugando fulbito después de las 8 de la noche, les ordenan que se retiren, no les obedecen, se ponen insolentes, usan sus varas de goma y ellos, en aparente estado de ebriedad les atacan, a uno de ellos que está con un casco blanco lo agarran del cuello y le tiran al suelo, con la finalidad de quitarle su arma de fuego. Felizmente llegan refuerzos y los muchachos corren.

Muy humildemente deseo decir, que soy muy respetuoso de las opiniones de todas las personas, tengan o no tengan razón, según  mi modesto punto de vista y cuando sus acciones son limpias y bien intencionadas y no bravuconadas o meros juicios demagógicos y estudiados para sacar provecho, aplaudo y me doy el trabajo de escribir y felicitar dichos comportamientos, sin ningún interés, aunque muchos me critiquen como un signo de adulación, cosa que no tengo porque hacer a nadie Dios mediante y cuando aprecio que las cosas no están bien,  no tengo reparo en decirlo, sin ofender ni herir a nadie.

Nuestra Policía Nacional, por múltiples razones justificadas o no, ha ido perdiendo la consideración y el respeto de la ciudadanía. Ellos hacen cumplir la Ley, expuestos a juicios y vejaciones como verdaderos caballeros de la civilidad, pero no son defendidos por el pueblo a quienes cuidan y protegen. 

Acabo de ver en un video que dos policías de un condado de los Estados Unidos de Norteamérica piden los documentos a una señora, que maneja una camioneta pick up. Ella se niega, contesta con frases disolutas, sube la luna de su ventana. El policía le ordena que baje del vehículo y en forma insolente arranca su carro y avanza unos 100 metros. Los policías la interceptan. Se niega a bajar. Uno de ellos abre la puerta del carro, mientras el otro lo apunta con su arma de reglamento. La mujer baja, le dicen que ponga las manos hacia atrás, no obedece. Le tiran al suelo y le colocan las marrocas arrestándola por desacato a la autoridad. Ella es una mujer de más o menos 90 kilos de peso y de 50 años de edad. Nadie hace ningún comentario en contra de la policía federal.

En otro video local hoy día se ve como un mozalbete desafía a los efectivos de las Fuerzas Armadas y le dice en forma prepotente: “Cachetéame cachaco de porquería, cachetéame, para que veas lo que te hago”. Esto significa desautorización para los miembros que imponen orden.

En nuestro medio se ha perdido el respeto a la autoridad. Los valores humanos se han tirado por los suelos y creo que es labor de los comunicadores sociales, de la prensa escrita, hablada y televisada para que divulguen programas de provecho y en beneficio de nuestros pueblos.

Ayer en la mañana escuché a mi hermano en su programa Despierta Chachapoyas, que hacía un llamado al público en general, para que por intermedio de su emisora REINA DE LA SELVA, le ayuden a difundir programas, temas o mensajes motivacionales para que la gente que permanece en sus hogares, no tenga sus casas como un lugar de prisión.

Acá en algunos colegios de paga, los profesores están haciendo sus clases por intermedio del internet.

Nosotros vivimos en la región Amazonas. Los tiempos han cambiado y cuando los de mi promoción estábamos en la primaria y  secundaria, estudiábamos con vela, con lámparas y algunos con candil y salimos adelante, ahora nuestro Amazonas la mayoría tiene luz y tenemos varias emisoras que se escuchan en todas partes, lo único que nos falta es la Luz del Entendimiento, cuyos dueños son nuestros profesores, a los cuales con el perdón de mi hermano les invito que vayan a dar sus consejos, sus clases magistrales a través de la radio Reina de la Selva, porque los profesores tienen todo el derecho de difundir sus conocimientos, porque son formadores de hombres y los arquitectos de nuestro Perú. Para los profesores de nuestro Amazonas no hay nada imposible y ellos son mucho más grandes y mejores que cualquiera de los pintaditos de los colegiazos de aquí de Lima que cobran  en dólares y pagan a sus maestros igual. Los profesores de mi tierra, son los ángeles del conocimiento, que si tienen el derecho de llamarse Maestros, como el mejor maestro de todos, nuestro MAESTRO JESUCRISTO, que nos enseñó lo que vale el AMOR VERDADERO.  

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
999 048 355


Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS