Reina de la selva Radio en vivo
Sábado, 13 de Julio del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

CELOS QUE MATAN

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2024 Mi Mayita rescató un perrito bulldog francés, después de la muerte de Romeo, un sharpei,

CELOS QUE MATAN



20/04/24 - 09:58

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2024

Mi Mayita rescató un perrito bulldog francés, después de la muerte de Romeo, un sharpei, obsequio de mi sobrino Luis Ángel y que se había ganado el aprecio de todos, sus cenizas reposan en una cajita en un rincón del jardín de la casa. Koko, de siete meses, que así llega, con ese nombre, el bulldog, es un perrito blanco con pintas marrones, al comienzo muy humilde, mansito y cariñoso, vegetariano, comía solo apio, zanahorias, camote, papas, toda clase de frutas, menos uvas; ahora, casi después de año y medio con nosotros, se cree el dueño de nuestro hogar, come de todo, bullangero y juguetón, aunque algunas veces es agresivo, especialmente cuando alguien lo quiere castigar y no permite a nadie un mal trato. Durante el día pasa el tiempo con mi Marita, bien sea en el primer piso o en su dormitorio y no deja a nadie que se acerque a ella y solo cambia, cuando llegan mi Natita y mi Mayita de su trabajo. Es sumamente celoso y egoísta. Con esta descripción doy a entender que los celos, no solamente es un sentimiento del ser humano y esta actitud, junto con el amor, también, se hallan en varias especies de animales, según describen muchos entrenadores de perros y fieras, los cuales pueden desencadenar ataques feroces difíciles de reprimir, como consecuencia de los celos.

Los celos en el ser humano, cuando se depositan en la mente y el corazón, pueden producir, enfermedades de diferente índole, creando en las personas que las sufren, sentimientos tan profundos y destructivos, conduciéndoles a trastornos en su personalidad, enfermedades mentales con manifestaciones somáticas, especialmente en el aparato digestivo, las famosas gastritis por ansiedad, llegando a las ulceras pépticas, crisis de diarreas y constipación, cambios en su carácter, en su personalidad, en sus actitudes y comportamientos, originando agresiones físicas, seguimientos escondidos, persecuciones, llegando a la autodestrucción, al suicidio o a crímenes de la personas a las cuales desean dominarlas y poseerlas, en el sentido más amplio de la palabra.
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido crisis de celos, especialmente cuando se ama de verdad, porque los celos son sentimientos de posesión, olvidando al amor, vehículo con el cual se hace todas las cosas buenas de la vida, sin embargo, este amor a la persona amada, puede crear dos pasiones incomprendidas, una de ellas, la de dar todo lo que uno tiene, inclusive hasta la vida o desprenderse de algún órgano de su cuerpo, con el fin de sanar a la persona que ama …, o en el caso contrario, la pasión de poseer, capturar, de retener aunque sea valiéndose de la fuerza, sin considerar la voluntad del otro. Dice Spencer Lewiss, la primera es “completamente desinteresada y encuentra su felicidad y felicidad en la alegría y felicidad de otros”, en cambio la otra pasión, la de los celos, es completamente egoísta, dañina, perjudicial, no busca la felicidad ni la satisfacción y no le interesa el sufrimiento y malestar del otro, e inclusive es capaz de sufrir por el solo capricho de poseer y retener al otro.

El odio es un sentimiento contrario al amor y muchas veces nace como consecuencia de los celos; ese odio, generalmente, no a la persona que amas, porque muchas veces, su actitud es   impuesta por familiares de intereses mezquinos, sino a ese hombre o mujer que te quita tus sueños, ilusiones y aspiraciones…. Como olvidarme de una tarde en la cancha de Belén, allá a los lejos, a la sombra del Pumaurco, cuando la niña que me robaba el corazón, en mis años mozos, se lucía como reina de la ciudad, junto al personaje que, como su paje, se acomodaba tiernamente a su lado y en un momento de furia incontenible arrojé la pelota que, chocó contra la pared en medio de las dos cabezas y socarronamente me reía por la mirada de asombro del fulano y la cara de susto, de la susodicha …, o los celos de mi compadre muy querido, con el cual acordamos darle una paliza y un buen escarmiento, a aquel señor entrado en años, que en una fiesta de gala, en los salones ubicados en los bajos donde funcionaba la Corte Superior de Justicia de Amazonas, pretendía arrebatarle al amor de toda su vida y solo desistimos, cuando vimos, con asombro, que el mencionado sujeto, era un peleador de ponendas, que agarró y puso por los suelos a dos policías y un capitán que estaban en la puerta de entrada de la fiesta. 

También viene a mi recuerdo, en mis épocas universitarias, aquel galán, angustiado, abatido por los celos y al borde de la locura que fue capaz de disparar una bala contra su prometida, felizmente sin causarle mayor daño y por lo cual tuvo que purgar carcelería, aunque al poco tiempo salió libre, alegando un accidente involuntario.

Así como estos pequeños ejemplos, hay miles de situaciones capaces de provocar crímenes, desbaratar hogares y romper compromisos, por ese afán inaudito de posesión, de restringir la libertad y la voluntad de los seres humanos, sin tomar en cuenta que el verdadero amor, es genuino, respetable, generoso, real esencia del Amor Divino, que todo lo puede , todo lo da, lo regala y bendice y crea seres llenos de felicidad, alegres y bondadosos, trabajando en sus hogares, en sus centros de labores, en armonía y paz de corazones y conciencias. 

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS