Reina de la selva Radio en vivo
Lunes, 5 de Diciembre del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

TRIBUTO PARA ARTURO RUIZ ESTRADA

Luis Alberto Arista Montoya* La fortaleza de kuélap - cual tótem o Apu sagrado- sigue llorando.

TRIBUTO PARA ARTURO RUIZ ESTRADA



25/10/22 - 12:10

Luis Alberto Arista Montoya*
La fortaleza de kuélap - cual tótem o Apu sagrado- sigue llorando. A causa del brotar del agua subterránea, o por la caída de una inclemente lluvia y garúa que empaña sus líticos ojos. Pero mientras no se realice su integral restauración sus lágrimas serán piedra sobre piedra, simbolizando goterones que se arruman. Nos conmueven e interpelan. Y los actuales chachapoyanos seguimos simulando dolor e indignación, fingiendo lagrimear.

¿Por qué no paras de llorar querido Kuélap? Le pregunto y parece contestar: Por los motivos que acabas de nombrar, pues. Pero además porque la gente que me estudió, me cuidó y preservó se está muriendo. Siento pena. Estoy apenada, y de luto por la muerte de mis guardianes Me siento como nunca sola y abandonada, puro simulacro son los tratamientos para mi pronta recuperación.

¿A qué guardianes te refieres? No te hagas el cojo, sí lo sabes: la semana pasada murió Luis Herrera Castro uno de los mejores guardianes que tuve, nombrado por el Instituto Nacional de Cultura, que tú dirigiste en aquel tiempo. ¿Te acuerdas? Y ayer jueves 20 de octubre falleció Arturo Ruiz Estrada, tu ex-asesor, uno de los mejores arqueólogos que me ha curado, restaurado y ha estudiado científicamente… Me estaba secando mis últimas lágrimas por la muerte de mi Lucho, cuando de sopetón me asaltó la triste noticia de la muerte de mi Arturo. Caracho, parece que los ilustres muertos se están  alineando con las estrellas del hermoso cielo kuelapense.

Sí, parece. Aprovecho para contarte algo de Arturo Ruiz Estrada. Él fue un señor arqueólogo de raza y buen fuste. Desenterró tus secretos guardados en ceramios y en esculturas líticas (de piedra tallada), luego de estudiar Arqueología en la Universidad Nacional de San Marcos, donde después de adquirir una sólida madurez científica y una vasta experiencia de trabajo de campo  encontrando misteriosos hallazgos, se dedicó a la docencia para formar   arqueólogos posmodernos que ahora trabajan con escáneres electrónicos para auscultar las entrañas de los sitios arqueológicos.

Sí,  la investigación y la docencia es lo que producen, documentos, revistas códigos y libros, formando capas de material de investigación, como las capas geológicas acumuladas en la tierra. Entonces también podemos hablar de una “arqueología del saber”, a la cual el Dr. Arturo Ruiz Estrada contribuyó notablemente, con la ayuda y comprensión de su señora Juanita Rubio Silva (nacida en Luya, Amazonas); de cuya unión amorosa nacieron tres buenos y eficientes hijos: Alvaro (arqueólogo), Rafael (administrador) y Rodrigo (arqueólogo). Se sienten pasos que seguirán las huellas de sus ejemplares padres.

Arturo Ruiz tuvo dos obsesiones como científico social: el estudio del valor simbólico y de la utilidad de los ceramios que encontró durante sus excavaciones en las entrañas de Kuélap; y el estudio de las esculturas líticas esparcidas por todo el territorio de la cultura Chachapoya hasta el Gran Pajatén. Descubrió, por ejemplo, que desde el punto de vista artístico los Chachas se limitaron a la estilización y geometrización de sus diseños (rombos, zigzags, líneas), aunque sin alcanzar los refinamientos logrados por otras culturas contemporáneas como la Chimú; utilizaron pintura color rojizo marrón aplicada sobre la superficie natural de los objetos. No tuvieron vocación por la policromía en sus decoraciones

Entre los vestigios líticos que mejor ha estudiado Arturo Ruiz figuran: el monolito de la Jalca, las esculturas de Pumachaca, el monolito de Soloco, las cabezas clavas y otras obras menores que demuestran el arte escultórico creado por los Chachapoyas en tiempos prehispánicos.

 “La cultura Chachapoyas alcanzó sus mejores logros culturales antes de la conquista incaica y española”, sostuvo con acierto el maestro Arturo Ruiz Estrada, cuya obra se ha de tornar en objeto de saber. Es por eso que sugerimos que algún graduando de la universidad Toribio Rodríguez de Mendoza realice una tesis sobre su Obraje, es decir sobre la unión sistémica y sintética entre su Vida/Obra… Sería uno de los mejores tributos que se le puede rendir. Descanse en paz Maestro.
______  
EDITORIAL: Para Radio Reina de la Selva. Lima 20 de octubre de 2022. Luis Alberto Arista Montoya.
   

  

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN