Reina de la selva Radio en vivo
Sábado, 13 de Abril del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

JOSÉ ARISTA O LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL SIGNO

Tengo la impresión que a los amazonenses- quizá a excepción de sus paisanos

JOSÉ ARISTA O LA ECONOMÍA POLÍTICA DEL SIGNO



13/03/24 - 12:43

Tengo la impresión que a los amazonenses- quizá a excepción de sus paisanos de la productiva provincia de Rodríguez de Mendoza de la Región Amazonas-, el nombramiento de José Arista como Ministro de Economía y Finanzas, les ha llegado al hueco. No hemos leído ni escuchado ningún comentario favorable salvo el de Jorge Reina Noriega). Llama la atención tamaña indiferencia

¿Por qué esta actitud de la población, especialmente de la chachapoyana? Podría aducirse por el mal recuerdo de su gestión como presidente regional,  porque quizá  para muchos fue (es) un funcionario nada simpático ni empático, algo creído, o quizá porque los chachapoyanos portamos la envidia en ristre  y nos cuesta reconocer los valores de éxito de ciertos funcionarios públicos, empresarios o profesionales, o quizá esa supuesta antipatía  asumida por José Arista es como un escudo defensivo frente a tropas pedigüeñas, pues como como eficiente economista que és sabe guardar en secreto las claves de la bóveda del Tesoro Público: para evitar dispendios, bonos, subsidios derroche y la consiguiente  corruptela pública, privada, o de Asociación Pública-Privada (APP)

Hemos conocido a algunos ministros de economía de Perú y del extranjero, la gran mayoría de ellos no expresan vanamente  sonrisas, simpatías o empatías: casi siempre tienen el ceño fruncido, con  cara de pocos amigos. Son profesionales orgullosos de su valer y valor. Son tacaños. Hablan o conversan poco, son reacios a otorgar entrevistas. José Arista – que es pariente mío - tiene ese perfil, así se siente feliz y cómodo. No tiene por qué caerle bien a todo el mundo, esforzarse para ello sería pura hipocresía. Es el típico huayacho (oriundo del hermoso valle de Huayabamba), persona que habla directamente lo necesario, y muchas veces con alguna ingenuidad (es por eso que se les ha sacado muchos chistes burlones).

Seguramente su formación en reputados centros universitarios, como la Pontificia Universidad Católica, la universidad de California y la Católica de Chile, no solo  han perfeccionado su formación de economista, sino que le  ha  valido para superar también su personalidad introvertida: pues cuando uno estudia y hace investigación en equipo en prestigiados centros académicos uno aprende a aprender de los Otros, que son diferentes a uno.  Uno se torna más solidario.

José Arista como persona es un hombre quizá introvertido, y como economista (funcionario público) un profesional reservado, cauto. Cosa que está muy bien en un país donde abunda gente habladora y mediática.

Como celoso guardián de la caja del Tesoro Público tiene una trayectoria vital ejemplar: en 1990 fue Director Nacional de Presupuesto Público del Ministerio de Economía y Finanzas; contribuyó a la creación de la SUNAT Y del Sistema de Administración Tributaria (SAT)); Viceministro de Hacienda (2006-20011, durante el gobierno de Alan García); Ministro de Agricultura y Riego (2016- 2018, durante la administración del presidente Kuczynski); miembro del Directorio del Banco de la Nación.

Quizá fue el ministro de economía menos breve de la historia peruana (Pepito el breve) durante la brevísima presidencia de Merino: entones fue maltratado, quizá esto acentuó su auto-ensimismamiento y juró ¡nunca más! con la administración de la cosa pública…hasta que por insistencia de Boluarte /Otárola terminó aceptando ser nuevamente ministro de Economía y Finanzas, bajo ciertas condiciones planteadas por él, que fueron aceptadas. 

Creo que esta vez sí tendrá éxito. Pues está en la plenitud de su madurez profesional (a los 65 años de edad, ya peina canas). En las entrevistas en la TV y Radio le hemos notado más seguro, más empático y con una potencial visión de país (que no todos los economistas la tienen, porque son básicamente hombres de manejo de cuentas, cifras, cálculos, presupuestos, inversiones). Sabe que su tarea será difícil: por eso está preocupado para que la formación del entorno de estabilidad económica corra parejo con una reforma política: no más despilfarro, adiós a los altos sueldos, subsidios, austeridad en el gasto público, ampliación de la base tributaria, luchar contra la evasión y elusión de impuestos. Para lograr eso - en un país donde cunde la informalidad, la inseguridad ciudadana y la corruptela -, José Arista tiene que ser una especie de mago, pero sin “abracadabra, abracadabra” (populismo, verborrea). Un mago en los números, el ahorro, las inversiones y los cálculos.

Al respecto, cuando fue entrevistado por Fernando Vivas en “Nunca es tarde” (Canal 10, RPP), al elegir una ficha extraída de una baraja de cartas escritas en el dorso con frases célebres, José Arista eligió una que aludía a “que la ayuda de Dios será necesaria en su nueva labor”, que Vivas la comentó con viveza. “Pero Arista le dijo lo siguiente: lo que Ud. no se ha dado cuenta es que yo he sacado dos fichas, y la segunda no la leeré, queda como una incógnita”; en ese momento el flamante ministro José Arista se paró, sonrió y se despidió. Vivas se quedó lelo y mudo. Ningún politólogo ha comentado el simbolismo de ese acto. Para nosotros fue algo simbólico: Arista tendrá suerte y tendrá que actuar como “mago” para  cuadrar cifras para restablecer la alicaída economía de los hogares peruanos.

Intuyo que él ha leído la obra “Crítica de la Economía Política del Signo” del  reputado sociólogo francés Jean  Baudrillard (publicada en 1974, 263 páginas)., donde nos habla de la función social  del pensamiento mágico de la ideología en las actuales sociedades democráticas. Para mí es uno de mis libros de cabecera. Invito a leerla en las aulas universitarias… ¡Suerte José, felicitaciones, por el bien del Perú! ¡Salud con un aromático aguardiente huayacho!
__________
EDITORIAL: Para Radio Reina de la Selva. Lima 13 de marzo de 2023. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN