Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 3 de Septiembre del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

FORTALEZA DE KUÉLAP

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2022 Sin lugar a equivocarme, ni los terremotos, las lluvias torrenciales, los aluviones, la plaga de las langostas, ni el mismo COVID, con su gran cortejo de muertos

FORTALEZA DE KUÉLAP



19/04/22 - 05:42

Pastillita para el Alma 18 – 04 – 2022

Sin lugar a equivocarme, ni los terremotos, las lluvias torrenciales, los aluviones, la plaga de las langostas, ni el mismo COVID, con su gran cortejo de muertos, no nos han hecho tanto daño como lo acontecido con nuestra ciudadela, pero para mi La Fortaleza de Kuélap, que ha herido el corazón de los amazonenses y porque no decir del Perú entero.

Kuélap, nuestro gran patrimonio de la región Amazonas, el único lugar en el Perú que tiene  teleférico, ahora se desangra, por el derrumbe de una de sus murallas, porque el zarpazo de la indiferencia, de la desidia, de la falta de capacidad de sus dirigentes, de esa pose de grandes señorones que son  ídolos de barro, a los que no se les podía hablar, no se rodearon de personal competente y capaz que les asesore y les oriente para que no suceda lo que ahora lamentando y saliendo en manifestaciones por las calles y diciendo "AMAZONAS ESTÁ DE DUELO", sin que nadie los escuche, lo único que faltaba era que salgan a llantear, vestidos de negro y con crespones y coronas de duelo, siguiendo a don Emilio Visco, diciendo letanías en latín,  olvidando nuestra estirpe y nuestra raza, que nos pide salir a gritar, desafiantes, rebeldes, poderosos e invencibles, porque eso somos nosotros los amazonenses, los herederos de los GUERREROS DE LAS NUBES, los que no nos dejamos dominar por los incas, los que vencimos a los invasores en la Batalla de Higos Urco y en la Cordillera del Cóndor. Estos jóvenes valientes que ahora gritan en nuestras calles, también tienen que pedir con altivez y con la misma intensidad del trueno, de que sus reclamos son justos y deben pedir que las autoridades los acompañen, que no estén pintados en las fotos que van a los diarios o al lado de autoridades del gobierno que al final nada dicen o hacen. Jóvenes amazonenses también pidan que salgan los viejos, los dueños de empresas de transporte y de las agencias de turismo, los propietarios de los lodge, de las casas de diversión, de todos en general porque Kuélap es de todos nosotros, inclusive de los que estamos lejos y estamos con ustedes en su lucha, con espíritu y corazón.

Si mis paisanos y amigos, no debemos permitir que se deje sin interés ni importancia las propiedades de todos nosotros los amazonenses, que no vaya a ser como la catedral, que se lo cambió en su arquitectura o la Iglesia del Señor de Burgos, que pasó años para volver a restaurarla, o como la iglesia de Santa Ana, que fue la primera iglesia de Chachapoyas, antes de la catedral y debería ser una reliquia para nuestra ciudad y ahora convertida en museo y no es que diga que está mal hecho o porque soy un viejo fabricado a la antigua, deseo que las calles sigan con su sequia al medio, o que sigan los chorros de agua en las esquinas de la plaza de armas, que sigan los caballos y los burros caminando por la ciudad, (aunque alguno de estos últimos, siguen paseando pero con saco y corbata, o con faldas y zapatos de taco), tampoco digo que no hayan carros  ni automóviles o que estoy en contra de la luz eléctrica o del modernismo en general, muy por el contrario, nuestra región está yendo a la vanguardia de las regiones del Perú , gracias al prestigio innegable de su universidad, de la atención a los turistas en hoteles y restaurantes de lujo y sobre todo de la calidad amable y bondadosa de su gente.

No sabemos cuando se construyó Kuélap. Algunos dicen que fue en el año 300 al 800 después de Cristo, pero sabemos que fue descubierto por el juez de chachapoyas don Juan Crisóstomo Nieto el año 1843, quien guiado por los lugareños llegó al lugar, muy inaccesible por la vegetación y por lo escarpado de su geografía.

“Kuélap, tiene 6 hectáreas de área, es uno de los santuarios más grandes de América. Con más de 100 mil bloques de rocas talladas, con un peso superior a las 10 mil toneladas para levantar las dos murallas principales hechas de piedra caliza” Es un misterio la forma de su construcción, así como el origen y la forma como transportaron las piedras a esa altura de 3.000 msnm. Lo que es admirable la forma como fue construida por los artesanos e ingenieros de esos tiempos, como es que trazaron sus canales de desagüe para que la lluvia no lo haya hecho ninguna corrosión a sus paredes y a sus estructuras. Recuerdo a don Carlos Zubiate nuestro profesor de historia del Perú, nos decía en forma orgullosa: ¡que grandes eran los constructores de Kuélap, por haber hecho sus canales y sus troneras en las paredes por donde se escurría el agua de la lluvia”. Una cosa importante que debe destacarse son la forma de la construcción de las viviendas que eran con paredes de piedra y en forma circular, según tengo entendido, pero no afirmo, son únicas en el Perú y son parecidas a las casas de los celtas, que también, se dice fueron parte de los sumerios que vinieron del otro mundo y llegaron a América, muchos años atrás, antes de Colón y de allí la etnia de la gente de nuestros pueblos muchos de ellos de raza blanca y de ojos claros y que al parecer tenían un idioma muy diferente al quechua, el cual recién se implantó con la llegada del Túpac Inca Yupanqui, quien no logró doblegar del todo a los bravos guerreros de las nubes.

Kuélap, es Amazonas, Kuélap es el Perú.

Dura tarea nos toca a todos los involucrados con esta triste tragedia de nuestro gran monumento histórico. Es el momento que dejemos de llorar como las plañideras.

Salgamos con fuerza y valor a reclamar nuestros derechos, nuestro patrimonio cultural, el escudo y la bandera de nuestra región. Alcemos nuestra voz, sin lamentaciones. A lo hecho, pecho. Busquemos e identifiquemos a los responsables, a los que ganaron jugosos sueldos y no hicieron nada por la preservación y conservación de nuestras riquezas arqueológicas y por favor les pido no me mal entiendan, no busquemos revanchas o con el deseo de hacer daño a nadie. Ubiquemos a esos señores que se encargaron del mantenimiento y la conservación de nuestras ruinas arqueológicas, no de los directivos o funcionarios que finalmente tal vez no tienen experiencia en dichos asuntos, pero sí, de aquellos técnicos que muchas veces engordan sus bolsillos sin importarles el destino de nuestros pueblos y de sus monumentos, que no es propiedad de unos cuantos, es patrimonio cultural de la humanidad. 

Kuélap más antiguo, al parecer que Machu Picchu. Kuélap se pierde su construcción en la noche de los tiempos. Cuantas vidas habrá costado sus edificaciones. Grandes y maravillosos las manos y los cerebros de los hombres que hicieron realidad esta herencia de lo que ahora somos dueños los amazonenses y el Perú entero. 

Machu Picchu en el sur del Perú. Kuélap en el nororiente de nuestro Perú.
Diferentes épocas, diferentes edificadores.
Ahora uno herido y el otro floreciente
Es la hora de unirnos todos juntando esfuerzos.

Deseo terminar, con mucho dolor y sentimiento por la tragedia que vive nuestra región Amazonas, por el derrumbe de una de las murallas de nuestra Fortaleza de Kuélap, pidiendo permiso a Dios, para despertar de su sueño eterno a uno de nuestros más grandes poetas y escritores, que en la flor de su vida alzó vuelo hacia el infinito y escribió en su fructífera existencia su: 

CANTO A KUÉLAP
Mariano Peláez Bardales
Kuélap, está sobre el mismo abismo, sobre las alturas del tiempo, piedra sobre piedra, eternidad en equilibrio, cadencia sublime de la roca, perfección alada de la piedra, está sobre la cima de la montaña, sobre el vuelo del cóndor, donde anida el águila y reposa el viento, junto a la nieve eterna, está donde surge el trueno y la luz del relámpago, provocando admiración y vértigo y derrotando al tiempo con pétrea arquitectura, hecha de granito y de eternidad, de piedra en armonía, de roca y de silencio.

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355



Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS