Reina de la selva Radio en vivo
Domingo, 5 de Febrero del 2023
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

SU ÚLTIMA CANCIÓN

Pastillita para el Alma 08 – 01 – 2023 En una de las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Médico Naval del Perú, se apagó para siempre

SU ÚLTIMA CANCIÓN



14/01/23 - 09:06

Pastillita para el Alma 08 – 01 – 2023

En una de las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Médico Naval del Perú, se apagó para siempre, la voz, de nuestro querido hermano de la Promoción Médica San Fernando 1964, el Sr. Dr. JOEL GARAY ESPINOZA, dejando con su partida, en profundo desconsuelo a sus familiares cercanos y a todos nosotros, sus colegas de Promoción, quienes nos sentíamos muy halagados, cuando en nuestras reuniones sociales de la Promoción, nos emocionaba con su voz de tenor y nos hacía recordar la voz de Emilio Tuero, en las películas de oro del cine mexicano.

Pocas veces tuve oportunidad, de estrechar una franca amistad, mientras éramos estudiantes, porque pertenecíamos a grupos diferentes por nuestros apellidos, sin embargo siempre le admiraba cuando en algunas oportunidades tenía la ocasión de escucharle cantar en las reuniones sociales que había de la Promoción, hasta que yendo el tiempo coincidimos trabajando en el Centro Médico Naval, cuando salí al retiro del Hospital Central de Policía y también cuando hacíamos trabajo voluntario en el Hogar Clínica San Juan de Dios, donde él trabaja en el servicio de Ortopedia y Traumatología y yo en el servicio de Cirugía Plástica de la misma clínica, cultivando una linda y franca amistad, que se partió con su partida.

Su viaje al Oriente Eterno, fue muy sentido por todos los miembros de la Promoción Médica San Fernando 1964, pues con él, terminaba el último presidente de nuestra Promoción elegido por votación, después de que cumplimos nuestras Bodas de Oro de la Promoción.

Lamentablemente tengo muy pocos datos para escribir una ligera biografía, sin embargo solo sé que, alcanzó el grado de capitán de navío de la Sanidad de la Marina de Guerra, fue Jefe del Servicio de Ortopedia y Traumatología del Centro Médico Naval, donde también ocupó la jefatura del Servicio de Cirugía general de dicho nosocomio; también estoy informado que ejerció la docencia para los alumnos de su especialidad en la Universidad Cayetano Heredia y viene a mi imaginación, la figura emblemática de un catedrático, con una mirada serena y una voz dulce y acaramelada, divulgando sus amplios conocimientos, escondiendo la potencia del timbre de su voz, de  un tenor de ponen das. Presente están en mis oídos la última vez que asistimos a una reunión social de la Promoción, cuando cantó Granada, llegando a notas tan altas que daba la impresión que no iba a alcanzar, pero sus cuerdas bucales, daban para tonos mucho más altos. Los hombres nos quedábamos boquiabiertos y las damas miraban embelesadas, tal vez algún galán cantando al pie de su ventana, en una noche de luna y de mil estrellitas tintineando.    

La muerte es el destino final de todos nosotros que vivimos en la Viña del Señor, tarde o temprano va a llegar y solo nos queda esperar con santa paciencia, agradeciendo a Dios, el regalo de la vida, donde hubieron y hay, para los que todavía estamos, trajinando en este mundo, miles de experiencias de diferente índole, muchas alegres y la mayoría de ellas, con sabor amargo, desgraciadamente y casi siempre, cuando tenemos que soportar, al final de nuestro camino, el embate de enfermedades y accidentes que hacen de nuestra existencia un verdadero calvario y no solamente para los que cargamos nuestra cruz, sino para nuestros seres queridos, que son, los que sin causa alguna, llevan el madero de nuestros pecados y culpas; por eso es que, nosotros Hermanos de la Promoción Médica San Fernando 1964, los que, por la misericordia de Dios, todavía quedamos en este mundo, vivamos cultivando el amor y la alegría de ser amigos, de conversar de vez en cuando en el lenguaje mudo del internet, relatando nuestras vivencias, aprovechando que para nuestra felicidad respiramos, sin una máquina que nos ayude, desde luego, escuchando el tic tac de nuestros corazones, que poquito a poco, va perdiendo su cadencia, pero,  sumergidos en la tranquilidad de nuestros recuerdos, viendo como un rayo de sol se filtra por nuestra ventana, entibiando la mañana, distrayendo nuestras añoranzas, y como de un ensueño, despertando bruscamente, pensando, ¿cómo será la vida en el más allá?, destino al que pronto ya llegaremos.

Se fue nuestro amigo, colega y gran hermano Joel, seguramente, ahora estará cantando en el coro de los ángeles de Nuestro Señor Jesucristo, arriba en el cielo y desde allí, seguirá curando y operando quirúrgicamente a sus enfermos, ya no, con sus manos maravillosas, sino con las manos de sus cientos de alumnos, que pondrán en evidencia, sus consejos y sus experiencias, mientras su adorada esposa, sus hijos y nietos, hacen un nido de amor en sus corazones, donde permanecerá para siempre en sus recuerdos. Miles de condolencias y bendiciones, para ellos.

“SEÑOR DOCTOR DON JOEL GARAY ESPINOZA, DESCANSA EN PAZ”
  
Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS