Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 1 de Marzo del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

DIFÍCIL FUE SER MASÓN

Pastillita para el Alma 25 – 07 – 2023 La Masonería, es una escuela de formación espiritual,

DIFÍCIL FUE SER MASÓN



31/07/23 - 12:47

Pastillita para el Alma 25 – 07 – 2023

La Masonería, es una escuela de formación espiritual, donde se busca la superación del ser humano, cultivando las virtudes y desterrando los vicios, con la finalidad, de conseguir la superación del ser humano y transformarlo en un hombre lleno de felicidad para ser útil a su familia y a la sociedad en general.

En la vieja casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, ubicada en el Parque Universitario de la ciudad virreinal de Lima, cuando empezaba mis 9 años para estudiar Medicina, en ese claustro imponente de amplios corredores, rodeado de pilares redondos, que circulaban jardines bien cuidados con una pileta de fierro central, que constantemente, por su cúspide, vomitaba agua y llenaba una tina redonda de color plomo negruzco, con salones amplios, de paredes vetustas con olor a tiempo y cuadros de pinturas antiguas con marcos de pan de oro, pisos de madera que brillaban como espejos, allí en ese pedazo de tierra, similar a los viejos castillos de la Europa medieval, conocí a dos grandes hombres, que me impactaron para toda mi vida esotérica. Ellos, aparentemente viejos, tal vez por su vestidura o por sus actitudes, pero llenos de una energía de envidiable juventud en su trato cordial, cuando uno se acercaba a ellos, después de vencer el cerco imaginario que, los aislaba, por su comportamiento, sus atuendos negros, con corbata y chaleco y sus anteojos con monturas de oro reluciente, eran amables y llenos de humildad. Estos dos caballeros, maestros epónimos de nuestra universidad, era el señor doctor don Luis Alberto Sánchez, rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el señor doctor don Flavio García Llaque, catedrático de Biología y Anatomía Comparada, de nuestra universidad.

Entre mis compañeros de estudios destacaba un joven maduro, muy circunspecto, siempre vestido de negro y sonriente, que durante las noches era profesor en un colegio nocturno de la capital y que tenía muy fácil acceso a los dos personajes descritos líneas arriba. Mi compañero apellidaba Tovar y por la cercanía de nuestros apellidos, coincidíamos en las clases teóricas y prácticas, lo que aproveché para pedirle información interesada sobre los dos personajes y después de mucho batallar, me dijo que erran MASONES, cuya sede central quedaba en el jirón Washington y la avenida Bolivia del Cercado de Lima, lugar al que acudí, creyendo en mi inocencia y audacia de joven emprendedor, entre otras cosas, que podía acceder a pertenecer a tan distinguida agrupación, donde fui rechazado, muy cordialmente por estar en mis 18 años y en esa época la mayoría de edad era a los 21 años.

El tiempo pasó raudo y presuroso y las inquietudes de juventud, muchas veces duermen el sueño de los imposibles, cuando nuestra mente se llena de otras preocupaciones como causa del empeño en que ponemos para conseguir nuestros anhelos, a prueba de desvelos y sacrificios y en mi caso particular, terminar mi carrera de Médico Cirujano para tener la oportunidad de retribuir a Dios de todos los favores con los que había sido bendecido y volver triunfante a mi tierra para ser útil a mis paisanos y familiares, sin tener la más mínima idea que, en mi tierra, el destino, me iba a marcar para siempre, con una herida incurable que la llevaré hasta mi tumba.

Trabajando como médico cirujano y ocupando el cargo como capitán jefe de Sanidad de la 17 Comandancia de la Guardia Civil del Perú, trabajé en la ciudad de Chachapoyas, donde tuve la suerte de conocer al Teniente de la Guardia Civil, el señor Jorge Mayurí Olivos, con quien hice una gran amistad y siendo miembro de la Logia Estrella del Norte de la ciudad de Chiclayo, me invitó para pertenecer a la Hermandad de Masones, sueño que había acariciado desde mis 18 años, en la vieja casona de la Universidad de San Marcos, pero me puso como condición que,  debería buscar dos personas honorables más para poder ser aceptado.

Con los primeros que hablé fue con mis compadres, luego con mis amigos entrañables, de los que obtuve una negación incuestionable, talvez porque no sabía explicarles o porque no tenían ninguna idea de lo que significaba la Masonería.

En los años de 1965 al 70, para mi era muy difícil acercarme a las personas mayores, o con los que casi nunca había tenido amistad estrecha, debido a los muchos años, que por mis estudios permanecí fuera de mi tierra. Recuerdo que hablé con algunos vocales de la Corte de Justicia, con algunos colegas médicos, ingenieros, abogados, profesores y nadie aceptaba formar parte de mi pedido. Todos decían que era una organización anticatólica y prohibida por la Religión y que en una ciudad chica iban a estar en la boca de los vecinos, lo que me motivó consultar con mis padres, quienes atinaron a decirme que, ellos confiaban en mí y todo lo que yo hacía, tenían la seguridad que, era bueno. 

Pasaban los días y el tiempo apremiaba, mi tocayo el teniente Mayurí me preguntaba insistentemente, hasta que una tarde memorable, parado en la puerta del establecimiento comercial de mi viejo en la plaza de armas, veo a don Germán Merino Rubio, con su clásico pantalón beige, su casaca marrón y kepi de militar, era Instructor Pre Militar en el Colegio San Juan y sin pensarlo dos veces me acerqué y después de saludarle cordialmente, le dije: “Don Germán vengo a proponerle para que sea usted masón”, su primera respuesta fue reírse y con su trato amical de toda la vida me respondió: “Eso no se ve bien en nuestra tierra, pero, déjame conversar con mi Carmela, refiriéndose a su señora esposa, y luego te aviso” Pasaron varios días, una semana, dos y mi profesor, con el carácter de un mariscal de campo y su temperamento alegre de toda la vida, me dijo que después de mucho conversar, su Carmela, había aceptado y siempre y cuando no tenga nada que ver con la liturgia católica o con la iglesia. El tercer hombre fue más fácil de ubicar, pues, ya junto con don Germán fuimos al recién inaugurado hospital de Chachapoyas y conversamos con el jefe de Cirugía del nosocomio, el Dr. Juan Herrera Arias, quien venía de hacer una residencia de cirugía en el Canadá, quien nos aceptó de muy buena gana, sin pensar dos veces. Reparen que hasta ese entonces, para mí, siempre era Don Germán.

Nos sentíamos como los tres socios de la Conquista. Empezamos a cultivar una gran amistad y nuestras diferencias de edades desaparecieron con un trato jovial y respetuoso, al que se sumó nuestro promotor el teniente Guardia Civil don Jorge Mayurí Olivos, quien, después de algunos viajes a Chiclayo nos trajo las solicitudes de ingreso, quien me entregó mientras dictaba clases de Anatomía en el colegio San Juan. 

En un acuerdo de los cuatro amigos teníamos que elegir al presidente del Triángulo. Los tres incluido Jorge Mayurí concordaron en designarme como presidente del Triángulo, por todo el empeño en que había puesto para que se haga realidad esta pequeña reunión que iba a trascender con el tiempo, lo cual agradecí muy emocionado, sin embargo les hice entender que era un profesional joven, sin una familia todavía organizada, vestía un uniforme y que cualquier rato podía ser cambiado de colocación y siendo Germán Merino, el mayor de los tres, respetado y muy conocido en la sociedad, era el más indicado para ser el que dirigiera el triángulo, lo que después de un pequeño debate aceptó, quedando formado el triángulo con Germán Merino como presidente, Juan Herrera como secretario y Jorge Reina como tesorero. Jorge Mayurí después desapareció.

Un 27 de agosto de 1967 en la ciudad de Chiclayo y en la A B R L ESTRELLA DEL NORTE N° 29 fuimos iniciados como APRENDICES MASONES, siendo venerable maestro el R H Juan Cassinelli y bajo la tutela y el consejo del muy R H ELEODORO LANDIBAR VARGAS, past Vice Gran Maestro de la Gran Logia del Perú y con el apoyo incondicional de todos los RR y QQ HH de Estrella del Norte y muy en especial de nuestro hoy, I P H el R H Heber Pisfil, fiel escudero de don Eleodoro y visitante obstinado y muy querido de Chachapoyas. 

Esta es una suscita historia de la formación del Triángulo Masónico LUZ DE AMAZONAS, luego convertida en lo que es ahora la A R B L S LUZ DE AMAZONAS N° 87, en cuya carta constitutiva casi no figuro, porque justamente en ese día no pude asistir a la ciudad de Chiclayo, por un incidente muy grave y lamentable que pasó en mi Familia, sin embargo, si es que en la ciudad hubieron insignes miembros de la Hermandad como don Toribio Rodríguez de Mendoza, prócer de nuestra Independencia Nacional, el doctor don Ángel Ocampo Eguren y otros importantes hermanos, que desconozco, pertenecientes a otros valles u orientes, a mí el G A D U, siendo el más humildes de los obreros, el más joven de sus “muchachos” como me decían don Eleodoro Landíbar Vargas, Germán Merino Rubio y Juan Herrera Arias ,me escogió para ser el “iniciador y fundador” de la Masonería formal en el valle de la Fidelísima Ciudad de San Juan de la Frontera de los Chachapoyas, y Dios mediante esa pequeña inquietud de mis años de estudiante, ha dado grandes frutos y ahora en el horizonte de la Patria, brilla con Luz propia, e integrada por una pléyade de eminentes HH de ayer, hoy y siempre, convertida en una Logia señera al servicio de la colectividad amazonense y de la Masonería en general.

Al cumplirse los 55 años de la fundación del TRIÁNGULO LUZ DE AMAZONAS, gloria y honor a todos los RR y QQ HH que descansan en el Oriente Eterno, que fueron ejemplo de vida, y son llama viviente que, alumbra en forma refulgente el horizonte del Nororiente de nuestra querida Patria, así como el camino tachonado de virtudes por donde dejan y seguirán dejando huellas los obreros de nuestra Madre Logia, como muestras de su humildad, honestidad y amor a la humanidad.


Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS