Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 1 de Marzo del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

ANÉCDOTA 59 AÑOS DE PROMOCION

Pastillita para el Alma 28 – 08 – 2023 El año 1959 en toda la región de la Amazonía Peruana, existía la liberación de impuestos

ANÉCDOTA 59 AÑOS DE PROMOCION


09/09/23 - 18:39


Pastillita para el Alma 28 – 08 – 2023

El año 1959 en toda la región de la Amazonía Peruana, existía la liberación de impuestos y esa era la razón que, a la Fidelísima Ciudad de San Juan de la Frontera de los Chachapoyas, entraban muchos artículos importados del Brasil que en la capital de la república no había. Mi padre, don José David Reina Rojas, fue un empresario que tuvo un relativo éxito en la importación de distinta clase de mercadería de diferente calidad y usos entre los cuales traía muchos equipos electrodomésticos y para mi sorpresa y alegría, encontré entre ellos, una grabadora pequeña marca Geloso, verdadera novedad en esos tiempos y que fue mi compañera en el primer año de la Facultad de Medicina de San Fernando, la cual muy discretamente, servía para grabar las clases especialmente de Bioquímica, clases que volvía a escucharlas con algunos de mis compañeros vecinos de los Barrios Altos, donde tenía mi pensión de estudiante en la cuadra Carmen Bajo, próxima a la Peña Horadada. Mi amigo y vecino Luis Germán Quinto Césare, vivía en el jirón Huanta cerca al Jardín Botánico y debo reconocer su habilidad para reproducir y copiar las clases de la grabadora, que no era fácil y demandaba mucho tiempo, motivo por el cual se hizo cargo de la grabadora e inició una gran labor a nivel de todos los estudiantes de nuestra Promoción, muy al margen, de su utilidad financiera.

Recuerdo como si sería ayer, la primera vez, cuando Lucho Quinto, tuvo la grabadora a su cargo. Se había ubicado muy estratégicamente, junto a un toma corriente, más o menos en el tercer escalón, del salón y ya, comenzada la clase, con el nerviosismo de no ser descubierto por el profesor, lejos de apretar la tecla de grabar, comprimió la tecla de reproducir y en el silencio de la clase, se empezó a escuchar una melodía. El problema fue, ¿quién se aventaba a silenciar el equipo? y en esa forma, ser descubierto como el autor de que las clases se grababan. Lucho tuvo la entereza de responsabilizarse y solicitar el permiso para grabar las clases, lo cual fue un gran triunfo, no solo para él, sino para todos los alumnos que hemos gozado de las “famosas copias del cholo Quinto”, como cariñosamente lo seguimos llamando.

Este pasaje de nuestra historia de San Fernando, era un gran secreto entre mi persona y mi gran hermano Lucho Quinto, quien ha tenido la nobleza de descubrirlo en el último almuerzo de la Promoción, este 26 de agosto, celebrando los 59 años de haber egresado de las Facultad de Medicina de San Fernando, donde en un momento de franca comunión espiritual, en sus emocionadas palabras dirigidas a la concurrencia, contó como inició su magnífica campaña de hacer las copias mimeografiadas, con las cuales nos hemos nutrido intelectualmente, para aprobar nuestros exámenes, todos los alumnos de nuestra Promoción, pienso sin excepción de ninguno de nosotros.

Lucho Quinto mencionó, con palabras muy emocionadas “Jorge Reina Noriega, me regaló la grabadora”, sus palabras estuvieron muy cerca de las lágrimas, pero, en el buen sentido de las palabras, él esconde todo el sacrificio y el gran trabajo que le costó, a él y su equipo de amigos, hacer “las famosas copias” y no relata el enorme beneficio que nos dio a todos los alumnos…, yo solamente puse un granito de desprendimiento, aportando sin egoísmo y anónimamente, algo que fue de utilidad para muchos de nuestra Promoción y no solo para unos cuantos, como fue al principio.

Luchito Quinto, aprista hasta los tuétanos, en ese abrazo que nos dimos al final y acercando nuestras frentes, el uno al otro, en la que no hubo palabras, pero, si lágrimas que rodaron por nuestras mejillas, fue un instante eterno que se pierde en la bruma del tiempo, en el cual, intercambiamos pensamientos de infinita gratitud, de hermandad indiscutible, que solo los dos comprende y hemos puesto sello, ahora muy cerca de nuestro ocaso, a la verdad irrefutable “Que el que vive sin servir, no tiene derecho de vivir”.

A veces, la forma de ver las cosas en la vida, nos pone una venda delante de los ojos y quizás, sin querer, no valoramos, en el verdadero sentido de la palabra, hechos que parecen sin importancia, como las “copias” de nuestros años de estudiantes, que al principio era solo privilegio de unos cuantos. Las copias, muchas veces con errores, pero que, paulatinamente se fueron perfeccionando y pasado el tiempo se convirtió en el pan diario de todos nosotros

Gracias Luis Germán por ser como eres, créeme yo no tengo las palabras exactas para calificarte, pero estoy seguro que, sin “tu ayuda”, muchos hubiésemos tenido infinidad de dificultades para avanzar en el camino de llegar a ser médicos, ya que en esa época no había libros abundantes ni teníamos los adelantos que ahora gozan nuestros estudiantes con la maravilla de los progresos virtuales y la inteligencia artificial.

Gracias de veras de corazón, a nuestros organizadores, de estas reuniones de camaradería, que a veces sirven como los confesionarios en las iglesias, para mostrar la blancura de nuestras almas y sobre todo para el solaz de nuestros espíritus que gozan con la presencia de los muchachos de ayer y los personajes sabios y sosegados, de ahora, entrado en años, rejuvenecidos por no sabernos vencidos y extrañando a los colegas enfermos en la cama de una clínica u hospital, a los ausentes en el extranjero y a los que alzaron vuelo al infinito, dejándonos la ternura de su bondad sin límites. “HASTA LOS 60 Y……. ¡¡¡VAMOS POR MAS!!!!”

Jorge REINA Noriega

*AYÚDAME A AYUDAR* 

jorgereinan@gmail.com

+51 999 048 355

www.reinadelaselva.pe

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS