Reina de la selva Radio en vivo
Sábado, 13 de Abril del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

NOCHE DE TERTULIA

Pastillita para el Alma 16 – 11 – 2023 Maravillosa la noche del reencuentro de personas que se ven después de algún tiempo

NOCHE DE TERTULIA



16/11/23 - 04:15

Pastillita para el Alma 16 – 11 – 2023

Maravillosa la noche del reencuentro de personas que se ven después de algún tiempo que, por diversas razones, tanto de ausencias indeseadas o por motivo de dolencias físicas, muchas veces nos privan de la alegría de compartir momento de franco solaz, de recuerdos o de penas reprimidas, que a la larga tienen su compensación, cuando se estrecha una mano en el que sientes el afecto de una amistad sincera, que es realidad y no ilusión.

Qué cuántas primaveras u otoños nos quedan, la verdad no es importante, cuando no hemos tenido oportunidad de mirar el camino tapizado de hojas amarillentas caídas de los árboles añejos, sembrados, en ese espacio escaso que existe desde el momento en que nacemos, al instante que, nuestros huesos y pellejos vuelven a la tierra y nuestro espíritu, que es un privilegio, encargado por Dios, vuela a su encuentro con la Fuente inagotable del Amor Divino, allá en otra esfera, por ahora, desconocida.

Similar a esos momentos que se pierde en la noche de los tiempos allá en mi inolvidable Chachapoyas, tres amigos nos dirigíamos al borde de una camioneta a nuestro encuentro pactado y donde encontramos a nuestro anfitrión, que sentado plácidamente en un enorme sillón tapizado en cuero, en un amplio salón exclusivo, de paredes decoradas con cuadro de pinturas de naves de velas, nos recibía, con los brazos extendidos, exhibiendo una grata sonrisa; y es así como imaginariamente, en aras de mis recuerdos, me transporto, a los años de la mitad del siglo pasado, a esas callecitas desoladas de nuestro terruño de 2 a 3000 habitantes, con casitas de paredes blancas, de uno y dos pisos, en tardes tranquilas, cuando el color bronce de la tarde se confundía en un cálido bezo, con el añil del cielo y caía una lluviecita fina de chirapa que humedecía finamente nuestros cabellos juveniles y todo era paz y felicidad a la sombra de nuestro Pumaurco, sin embargo este acontecimiento en el que, ahora, estamos presentes, se realiza en la capital de la república, en uno de los locales más exclusivos de la aristocracia limeña, con la presencia señera de uno de sus más notables dirigentes.

Poco a poco van llegando los invitados, muchos de ellos paisanos y personajes influyentes de la política y de la administración pública, que ocupan cargos destacados o en épocas pasadas fueron personajes importantes, de cuyos actos y huellas de bienestar para la comunidad en general, en esta época, gozan peruanos y extranjeros.

La charla muy amena, se hablaba de todo, de aquellos momentos de nuestra niñez, de esa loca juventud que nos llevó lejos de nuestras querencias, inclusive de esos viejos amoríos que nos perturbaron el sueño, entre mezclados con chistes y chascarros, que motivaban la risa de los concurrentes.

De repente uno de nuestros agasajados, que viene de allá lejos, donde los billetes son de color verde como las hojas de los rosales, sacó su guitarra y con esa voz que encandila los sentidos y mueve los conchitos del alma, cantó una de sus composiciones, como saludo y presentación, respondiendo la audiencia con aplausos, felicitaciones y risas, enseguida después de una breve pausa, del trinar de su guitarra empezaron a brotar tonos tristes y melancólicos, esas notas, acompañadas de la letra de su canción, que se elevan al cielo y se convierte en oración que llega al mismo Corazón de Nuestro  Padre Celestial. “Mamita María, corazón de amor”, resumiendo en su melodía y en la letra, de “tantas Mamitas Marías, que mezclan trabajo, jabón y fogón”, muchas de ellas lejos de nosotros materialmente, pero jamás ausentes de nuestras oraciones y añoranzas de todos los días. “Mamita María, maría del campo”, cuantas lágrimas me robas de estos ojos que de tanto llorar ya no lloran.

Nuestro anfitrión nos regaló con su voz varonil algunas de sus muchas canciones, sobresaliendo a Los Amigos de Facundo Cabral, porque pone énfasis a ese sentimiento tan importante que es el afecto entre los seres humanos, cuando en sus estrofas dice: “A mis amigos les adeudo la paciencia/ de tolerarme las espinas más agudas/ los arrebatos de humor, la negligencia/ las vanidades los temores y las dudas”.

Nuestra reunión terminó con un ágape en el que motivó a los presentes para testimoniar nuestro cariño y admiración a otro de nuestros agasajados por la alegría de tenerle nuevamente entre nosotros, después de haberse recuperado de una delicada enfermedad. Todos y cada uno de los presentes expresamos nuestros sinceros sentimientos y nuestra gratitud a Dios por su milagro y haber escuchado nuestras oraciones.

Nuestro gran y admirado amigo agradeció con palabras y frases muy sentidas el cariño de todos los presentes y nos hizo recapacitar en lo más profundo de nuestros corazones su sencillez y humildad, nos hizo ver al labrador de semillas de paz y felicidad, que produce árboles frondosos que dan sombra y producen frutos de amor, como gran sembrador, protegido en las manos de Dios. 

La Amistad sincera es el único sentimiento donde no existen ni rangos, credos, razas, jerarquías ni clases sociales

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
+51 999 048 355
jorgerernan@gmail.com
www.reinadelaselva.pe

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS