Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 1 de Marzo del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

FÁCILES DE ADQUIRIR

Pastillita para el Alma 12 – 02 – 2024 Las armas de guerra, pistolas, revólveres, carabinas, fusiles de largo alcance y armas de repetición

FÁCILES DE ADQUIRIR



12/02/24 - 03:41

Pastillita para el Alma 12 – 02 – 2024

Las armas de guerra, pistolas, revólveres, carabinas, fusiles de largo alcance y armas de repetición, al igual, como tan fácil, se distribuye la droga, a los comercializadores pequeños, quienes se encargan de distribuir a los consumidores, a los que envenenan a nuestra juventud y aún a los escolares, quienes, obtienen la droga inclusive, como reportan algunos medios de comunicación, en las puertas de los colegios o de las grandes unidades escolares, es que con la misma indignación y sorpresa, vemos por los medios de comunicación, como se obtienen los armamentos de última generación, por delincuentes y jóvenes, que, al parecer, no disponen de los medios económicos suficientes para adquirir, estas armas con las cuales están poniendo en jaque mate a los organismos responsables de la seguridad nacional.

Hace algunos años atrás, en una reunión familiar, cuando se dio pase para el ingreso de muchos extranjeros a nuestro territorio nacional, abriendo nuestras fronteras de par en par, sin tener en cuenta, las medidas preventivas convenientes, puse el grito en el cielo, porque me di cuenta que la mayoría de los que graciosamente ingresaban a nuestro país, era gente en edad militar, personas cuya edad, fluctuaba entre los 18 y los 30 años y comentaba que, parecía muy sospechoso, no ver a ninguna persona de la tercera edad o algún paciente minusválido, sino muy por el contrario gente joven, muchos de ellos, en edad militar, abandonado su  familia íntima y saber que  sus padres y familiares soportan, todas las peripecias desagradables, que a ellos les hizo “correr y salir de su país”. Estas circunstancias, me hacía pensar que eran otras las intenciones para “refugiarse” tranquilamente en nuestro Perú.

Nosotros los peruanos, habíamos sufrido los horrores del terrorismo, peleamos con ellos y logramos deshacernos de esa lacra que estaba manchando nuestra población con la sangre roja de nuestra gente, muchos humildes, chacareros, obreros, campesinos y miembros de nuestra Policía Nacional y de nuestra Fuerza Armada, amén de empresarios y hombres de empresa y empleados que fueron secuestrados y exigían grandes sumas de dinero por su liberación. 
¿Recuerdan como comenzó el terrorismo en nuestra patria?

Como algo que no le dábamos importancia, decíamos que eran ladronzuelos. Son abigeos, decían algunas de nuestras autoridades y nosotros los creíamos, luego la cosa comenzó a extenderse atacando y matando a las autoridades locales de los pueblos más alejados, de las punas más elevadas, de las quebradas más profundas, de los ríos de nuestra Amazonía, de los “villorios” en la boca de un gran gobernante, hasta que llegó a la gran ciudad, acá a la Lima, la horrible en la boca de algunos infortunados, o las tres veces coronada Lima virreinal, en los labios de los agradecidos, porque nos acoge y nos hizo formar nuestro porvenir y nuestra Familia, lamentablemente ahora está muy superpoblada. Empezaron los coches bomba, los apagones, la voladura de las torres eléctricas, los mata bobos, los sobres con pólvora de dinamita, los incendios de las casas comerciales, de los perros colgados en los postes de la luz, los secuestros y los asesinatos selectivos. Logramos combatirlos, pero no derrotarles, porque ha quedado una mancha viva en los ríos de la parte sur y centro de nuestra patria, que lleva años de años presente, a pesar de todos los esfuerzos de nuestras fuerzas de seguridad y de nuestras autoridades.

Ahora en la capital de la república y en muchas otras ciudades del interior, hay el terrorismo urbano, porque no hay otra forma como llamarlo, que, hace dos o tres años atrás empezaron asaltando y quitando y robando celulares, eran los cogoteros, los ladronzuelos embrutecidos por las drogas y por el alcohol, que te golpeaban o te chaveteaban, los que asaltaban a los taxi cholos y los dejamos crecer, ahora son, más sanguinarios los que te roban y te matan por un celular, los que asaltan una bodeguita, una farmacia, una tienda comercial, una agencia bancaria, ahora hay los sicarios, que por unos cuantos soles te quitan la vida, las bandas organizadas que explotan, prostituyen y envilecen a las damas, los que se enfrentan a la policía, a los serenos, los hombres sin miedo, diferente a ese Juan sin miedo, que, según dicen, también, en otra forma destruyó nuestro país.

Escuché la otra noche a un alto oficial de nuestra FF AA, que con enérgica voz hacía el diagnóstico de nuestra inseguridad ciudadana y nos decía “acuérdense de mí, esta situación va a empeorar y mañana vamos a llorar”, y todo porque no estamos haciendo nada y reclamaba que la señora presidente no tomaba la sartén por el mango y solo contemplaba que las cosas iban de mal en peor…. claro que tiene razón, pero, para todos nosotros, su diagnóstico no es una novedad, lo importante es saber cómo se debe combatir y acabar con ellos, antes de que siga creciendo este cáncer social que nos atosiga. No digamos, la solución es que la Fuerza Armada salga a las calles, pues, con mucha pena debemos recordar, esa situación desafortunada, una vergüenza, para todo nuestro Perú, cuando un oficial del Ejército le dio una cachetada a un muchachón que le faltó el respeto y “saltaron” los vocingleros, los puritanos, los que defienden el derecho de los ciudadanos y pusieron el grito en el cielo, porque consideraban que el “niño” malcriado, había sido violentado por un oficial y herido en sus sentimientos más nobles, quedando traumatizado de por vida y necesitaba de urgencia asistencia psicológica.

Esta es nuestra triste realidad. La delincuencia nos está ganando la guerra, ayudada por los narcotraficantes, la minería ilegal y por un gobierno pusilánime, que no tiene el coraje de controlar una enfermedad social que, recién empieza y todavía puede ser curada, bien con medidas radicales, de amputaciones, radioterapia intensa quemando los elementos virulentos, sin compasión y sin lástima, con fuerza, para evitar que se transforme en una enfermedad incurable, que nos va a llevar a la muerte, pues entiéndase que para esta enfermedad, actualmente, no hay “vacuna” vigente y actualizada, porque los verdaderos vacunadores, han sido, son y serán nuestros BUENOS PROFESORES, cuando sean bien pagados, reconocidos por su vocación, excelencia y capacidad y no simples simuladores que, asisten a las aulas para pasar el tiempo, malhechores,   hacedores de política barata, engañadores de multitudes que, daña a la verdadera riqueza de nuestro país que, es la juventud estudiosa de nuestra patria, el Perú.

Damas y caballeros de nuestro amado Perú, estamos todavía a tiempo, para evitar nuestro desastre. Son las autoridades militares y policiales, las que tienen que poner la mano dura. El Perú no es chacra de unos cuantos ilusos personajillos, creyentes en doctrinas populares, que en ninguna parte de los países del mundo ha dado buenos resultados. Seamos pragmáticos, la delincuencia no se detiene con palabras y acciones débiles. Las rondas urbanas, que al parecer ya desaparecieron, nos dieron un ejemplo, cuando, los que verdaderamente quieren el bienestar de nuestro Pueblo, se organizan, no por razones políticas, siguiendo a un fantoche, sino por la defensa de la vida, la salud y las propiedades de la gente honrada y sin miedo y sin temor castigan, en vía pública, a los que infringen la Ley. 

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355
www.reinadelaselva.pe

Comentar

+ PASTILLITAS


NOTICIAS