Reina de la selva Radio en vivo
Jueves, 22 de Enero del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

QUINOTERAPIA EN TIEMPO DE CUARENTENA

Luis Alberto Arista Montoya* Ayer una de mis hijas- lectora devota de la tira cómica Mafalda de Quino- muy temprano me dio la mala noticia: la muerte a los 88 años de edad de Joaquín Salvador Lavado, el genial periodista gráfico argentino más conocido como Quino, creador del icónico personaje universalmente admirado Mafalda. La noticia entristeció, seguramente, a todos sus fieles lectores.

QUINOTERAPIA EN TIEMPO DE CUARENTENA



02/10/20 - 11:08

Luis Alberto Arista Montoya*

Ayer una de mis hijas- lectora devota de la tira cómica Mafalda de Quino- muy temprano me dio la mala noticia: la muerte a los 88 años de edad de Joaquín Salvador Lavado, el genial periodista gráfico argentino más conocido como Quino, creador del icónico personaje universalmente admirado Mafalda. La noticia entristeció, seguramente, a todos sus fieles lectores.

¿Cómo superar esa tristeza? Bueno, escribiendo algo en su homenaje, pero con humor, si es posible. Mi generación que en los años de la década de los 60 del pasado siglo se caracterizó por ser una generación de la protesta, pero que ahora integra la generación de la próstata, se educó bajo el ameno humor crítico de la pequeña contestataria Mafalda, luchadora social acompañada de una corte heterogénea de personajes inspirados, según Quino en personajes argentinos de carne y hueso, pertenecientes a la clase media.

El periodista Quino nació y murió en Mendoza, hermosa y cálida tierra donde se producen los mejores vinos argentinos que hace rato desplazaron a los alcoholizados vinos chilenos.

Mafalda que nació para publicitar la venta de lavadoras pronto se independizó y apareció en tira cómica; nació en 1964 y permaneció haciendo reír y pensar a sus lectores hasta 1973; luego se reprodujeron y tradujeron a casi todos los idiomas del mundo, esparciendo su humor globalmente, básicamente a través del periodismo gráfico. Fue precisamente en 1964 que este escribidor lee y goza de Mafalda por vez primera en Lima a través del viejo diario El Comercio que hasta hoy la edita en su página de Amenidades. Muchos años después (1987), en una tienda del centro histórico de la ciudad española de Salamanca compró un busto de loza de Mafalda (que algún mafaldero de mala fe me la hurtó de mi biblioteca limeña, sigo investigando). En 1988 compré en Lisboa unos pioner con el rostro de Mafalda para mis dos hijas colegialas. En 1990 adquirí “Toda Mafalda (1963-1973).  En 1997 conocí en la Habana, Cuba, al periodista cultural argentino-cubano Jorge Tomossi (muerto ya en 2011), amigo en el cual se inspiró Quino para crear su personaje Felipe: un niño flaco, trompudo con dos dientes de conejo, perezoso, culto y conocedor del mundo, amigo de Mafalda. (En aquel tiempo Tomossi era vicepresidente del Instituto Cubano del Libro, muy amigo de Fidel Castro, otro gran adicto a la quinoterapia, igual que el Ché Guevara. (Creo que en toda biblioteca periodística tiene que estar presente “Mafalda Completa”)

Hoy, a comienzos de esta larga pandemia descubrimos la bondad de la quinoterapia para sobrellevar el ostracismo y la posible depresión mental.  Hasta hoy la practico. ¿En qué consiste? Pues, va mi receta: después del  desayuno comienzo a leer el diario El Comercio  siguiendo el siguiente  método personal:  abro la página de Amenidades y lo primero que leo es mi horóscopo ( géminis ) para ver cómo va ser mi día en el Trabajo y el Amor (lógico, es una creencia, una  buena cábala); de ahí paso a leer Mafalda y luego Condorito (otra importante tira cómica latinoamericana), para reír o sonreír, que es una buena manera de empezar el día, sin preocupaciones menos con amargura. Después de esta quinoterapia recién paso a leer toda la sección cultural, pasando luego a leer en forma ordenada el diario desde la portada hasta la contraportada, pasando, claro está, por el Editorial, la sección de política nacional e internacional, economía, noticias locales y regionales, deportes y obituarios (para informarme sobre muertes y misas).

Recomiendo este método de lectura para sobrellevar la sobrevivencia impuesta por el coronavirus. Siempre siguiendo la idea que tuvo el viejo   filósofo alemán Guillermo Hegel de que “el periódico es la literatura del desayuno”. Sobre todo, en estos tiempos de pandemia donde cunde las Noticias Falsas a través de las redes sociales, donde ha recobrado la confianza de los lectores el periodismo escrito (diarios y revistas), y el periodismo radial, por su credibilidad.

Ayer 30 de setiembre día en que murió Joaquín Salvador Lavado, abrí el diario, y por coincidencia su tira cómica Mafalda dibujó a un canillita dejando el diario en la casa de la familia de Mafalda por debajo  la puerta, y ella se lo devolvía por cuatro veces desde dentro con un suiíssh (se supone con el pie) hasta que ella sale iracunda en el quinto cuadro para increpar  al canillita diciéndole: “Es que no queremos empezar la primavera amargándonos” y avienta al piso el periódico, el canillita se asusta y va hacia el ascensor… Y es justamente ayer que algunos diarios nos dieron la triste noticia de la muerte del Maestro Quino, que nos entristeció y la parca nos amargó la primavera.

Y es así como en estos días monotemáticos donde las noticias son: más muertes, más infectados, más rebrotes, más irresponsables en fiestas-Covid o pichanguitas-Covid, menos camas–uci, más recuperados, menos oxígeno, que póngase las mascarillas, que lávense las manos, que conserven la distancia social, que los médicos-Covid hacen huelga…y que las vacunas tardarán, pero llegarán. Mientras tanto la sociedad peruana sobrevive en ascuas, en medio de un largo presente y un futuro obturado, incierto.

Líneas arriba dijimos que Mafalda tenía su corte de amiguitos, cada uno con un perfil propio representativo de la clase media latinoamericana. En la tira cómica Mafalda (a quien no le gusta la sopa) aparece, por ejemplo, con sus padres (sin nombres y apellidos), su hermanito Guille (que es el preferido de sus padres); su amiga pituca Susanita; el  casharo Manolito, el tacaño cuyo padre es dueño del almacén del pueblo; su amigo el culto Felipe (el periodista Jorge Tomossi); la pequeña Libertad que aparece de vez en cuando (representado a la frágil libertad humana); y acompaña a Mafalda una tortuga llamada “Burocracia” que simboliza la morosidad y lentitud de la administración pública. En Perú se dice “eres más lento que una tortuga”, o para referirse a una persona tonda y descuidada se ha acuñado últimamente la frase: “se te pasean las tortugas”.

Por esta trascendental tira cómica, cuyos personajes bajo el liderazgo de la ñata Mafalda de pelo chuto con sempiterno lazo- pero dueña de una moderna razón irónica – es que su autor Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como QUINO, recibió la condecoración española Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, la Medalla de Orden y las Letras de Francia; y en muchos otros países otras distinciones y una multitud de Honoris Causa. Todo un ejemplo de creatividad y moralidad… y no como en Perú donde muchas universidades bamba reparten a ciertos poderosos no grados Honoris Causa sino “Honoris Cosa” para codearse con la socialité, estar cerca del poder de turno o adornar su falso prestigio. 

Esperamos que en nuestro bendito Perú que los periodistas no sigan atragantándose con “mermelada”. Que la imagen de Quino sea un ejemplo a seguir, sobre todo en las aulas de las auténticas Escuelas de Ciencias de la comunicación, y para las personas que ejercen el periodismo de oficio en forma diaria.
_______
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 2 de octubre de 2020. Luis Alberto Arista Montoya.
       

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN