Reina de la selva Radio en vivo
Sábado, 5 de Diciembre del 2020
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

URGENTE, URGENTE, FULANO PRESIDENTE

Luis Alberto Arista Montoya* Para nadie es un secreto. Todos sabemos que estamos viviendo una espantosa crisis: una crisis histórica; va a ser muy pero muy difícil salir de ella. Porque, de una manera u otra, todos la padecemos por igual, aunque, como siempre son los pobres (y los descuidados) las mayores víctimas de la guadaña del coronavirus.

URGENTE, URGENTE, FULANO PRESIDENTE



05/11/20 - 12:09

Luis Alberto Arista Montoya*

Para nadie es un secreto. Todos  sabemos que estamos viviendo una  espantosa crisis: una crisis histórica; va a ser muy pero muy difícil salir de ella. Porque, de una manera u otra, todos la padecemos por igual, aunque, como siempre son los pobres (y los descuidados) las mayores víctimas de la guadaña del coronavirus.

Sin embargo, la salud pública asociada al miedo del enigma de la COVID-19 a nivel  la percepción real o en el imaginario del pueblo peruano, no figura  como una urgencia vital y política (según la encuesta nacional de Ipsos-Perú). ¿Por qué? No es que al sufrido peruano le importe poco su salud, su vida. No. Intuye (y confía) que con la pronta llegada de la vacuna esta angustia acabará; además, la vida como “realidad radical” es un vector que atraviesa todas las otras urgencias y emergencias que nos asedian cotidianamente.

Esta preocupación existencial  generada por la COVID-19 está en cuarto lugar. Antes de ella las tres urgencias mayores son: la corrupción, la crisis económica (que implica desempleo), y la delincuencia o falta de seguridad. Debajo de ella las otras tres urgencias son: la educación inadecuada, la pobreza, y el costo de vida (que implica precios altos).

La corrupción daña la salud moral de pueblo: siente apatía por la democracia, antipatía por los políticos, funcionarios y empresarios corruptos; el desempleo se  está extendiendo como una plaga que deprime psicológicamente a la gente (especialmente a la juventud ninista: que no estudia ni  trabaja), y los delincuentes que te matan por un celular (y si no lo tienes también te matan por ser “misio”). 

Encima que el sistema educativo público era bastante  precario, vino la pandemia y con ella la imperiosa necesidad de implantar una teleducación “chicha” porque no se contaba con la igualdad digital.  Este virus posmoderno ha desnudado nuestra pobreza individual, la pobreza de hogares y la pobreza de instituciones. Todo esto en medio de un alto costo de vida, con una canasta (peor aún una canasta con huecos) que porta unos pocos y caros alimentos para el día a día, surgiendo al anochecer la trágica pregunta: ¿Comeremos mañana?, donde el futuro está obturado a solo lo que va a suceder mañana, en medio del constante asfixiante asedio  del coronavirus.

Así estamos. Y como una plaga también de pronto en estas vísperas de elecciones políticas surgen muchísimos que quieren ser presidente, congresistas y, aunque sea congresistas andinos. Aparecen como los  salvadores  que ofrecen “sus servicios a favor del pueblo”. Entonces ofrecerán el oro, el moro y el loro con tal de llegar al poder. Sus locas ilusiones les sacan de su humilde cuna o de su cuna burguesa. Lo mismo da: el amor al poder es una adicción: “para que se te abran todas las puertas”, como nos decía un excongresista.

Y hablando de urgencias reales, en la época del terrorismo, recordamos un estribillo colectivo en un antiguo mitin: “Urgente, Urgente, Urgente, Armando presidente”. Ahora en estos tiempos de pandemia más de 24 personas quiere ser presidente, cientos de cientos desean ser  parlamentarios. Para salvarnos de la catástrofe histórica. ¡Se sienten  unos iluminados! 

De pronto, como que hubiesen recibido vía zum un curso intensivo de urgencias político-sociales… Por eso, humildemente desde esta tribuna, les preguntamos lo siguiente a manera de contribución para  que elaboren sus programas. Solo deseamos colaborar con ustedes porque son “buena gente”; no se preocupen, no les costará nada). Veamos:

-¿Cómo y cuándo luchará contra la corrupción? ¿Será Ud. incorruptible o corruptor?

-¿Qué hará para evitar despidos laborales, para crear más puestos de trabajo? ¿Trabajará Ud. con ahínco?

-Sin ofrecer más leyes drásticas, sino aplicando las existentes ¿Cómo luchará contra la delincuencia? ¿Qué hará a favor de la seguridad ciudadana? ¿Cómo reformar a nuestra Policía Nacional?

-¿Qué y  cuándo hará coordinaciones para que llegue más rápido la vacuna contra la COVID-19? ¿Cómo hará para que su distribución sea democrática? ¿Cuándo nuestros hospitales serán  verdaderamente hospitalarios? ¿Le preocupa de la salud mental de la gente durante y pos-pandemia? ¿Hasta cuándo los niños tendrán ojos desorbitados a causa de la anemia y desnutrición? ¿Por qué seguimos olvidando a la Agricultura Familiar, proveedora de comedores urbanos y rurales?

-¿Es posible que el curso de Historia del Perú, Educación Cívica y El Niño y la Salud vuelvan autónomamente a la malla curricular de los colegios? ¿Qué hará para que todos los escolares tengan una Tablet, internet en forma permanente?, ¿Para que todos tengan agua y desagüe en sus colegios? ¿Cómo influir para que las nuevas generaciones de maestros tengan una verdadera vocación profesional?

-Creemos que Ud. no solo debe preocuparse por tener un buen sueldo para salir de la pobreza, sino qué hará para que las grandes mayorías salgan de la pobreza, y una vez que hayan salido ya no retornen a ser pobres o caigan en  pobreza extrema?  ¿Tiene en su biblioteca el mapa de la pobreza del Perú?

-El costo de vida es cada vez más galopante. ¿Favorecerá el control de precios? ¿Buscará dar medida para perseguir a los especuladores? ¿Cómo reconocer las buenas prácticas de venta y  consumo? ¿Cómo construir una Ética del consumo no consumista?

-La violencia de género y los feminicidios  deben ser severamente sancionados. ¿Cuál es su propuesta, sobre todo a favor de las poblaciones rurales?

-Esta pandemia ha ensanchado la brecha de desigualdad entre ricos y pobres. ¿Los ricos deben pagar impuestos de solidaridad? ¿Los pobres deben pagar impuestos diferenciados, o no pagar?

- El Perú oficial es un país formalmente informal, es decir tolera y patrocina una serie de prácticas informales. ¿Qué propone Ud. para que el 70% de la economía informal se formalice?

-El tráfico de vehículos  en ciudades y carreteras producen anualmente grandes accidentes, además de contaminar el ambiente. ¿Qué hacer para poner orden? ¿Cómo evitar la rudeza mecanizada de los choferes privados y de servicio público? ¿Cree Ud. que el Perú está capacitado para promover el turismo interno hasta que se normalice el turismo internacional? ¿Cómo y quienes deben preservar nuestro Patrimonio Cultural y Natural? ¿Cree Ud. que una ley del mecenazgo hará posible para que las empresas privadas ayuden al Estado a conservar y restaurar nuestros sitios arqueológicos? ¿Qué hacer para que la gastronomía regional no se torne, por un sentido comercial y mal consumo, en gastromanía

    Bueno, creo que nos hemos extendido con nuestras preguntas benefactoras. Por hoy basta. En próximos artículos seguiremos contribuyendo para ayudar a los electores a no seguir cometiendo errores. Porque en política (como en el amor) errar no es humano.
_____  
*EDITORIAL. Para Reina de la Selva. Lima 5 de noviembre de 2021. Luis Alberto Arista Montoya.
   

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN