Reina de la selva Radio en vivo
Lunes, 5 de Diciembre del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

TURISMO COMUNITARIO Y PINTURA RUPESTRE

Luis Alberto Arista Montoya* Dejémonos de cosas, es tiempo ya de propuestas. Como dice César Vallejo en Trilce, en su poema LXVI: “Dobla el dos de Noviembre.

TURISMO COMUNITARIO Y PINTURA RUPESTRE



02/11/22 - 04:33

Luis Alberto Arista Montoya*

Dejémonos de cosas, es tiempo ya de propuestas. Como dice César Vallejo en  Trilce, en su poema LXVI: “Dobla el dos de Noviembre. /Estas sillas son buenas acojidas. /La rama del presentimiento/va, viene, sube, ondea sudorosa,/fatigada en esta sala. /Dobla triste el 2 de Noviembre” 

Vayamos entonces al tema:
¿Interesa al turista,  nacional o extranjero, visitar lugares  con vestigios de pintura rupestre? ¿Qué se entiende por arte rupestre? ¿En el Perú, y en la región Amazonas existe un verdadero registro, ubicación  y conservación de este tipo de arte? ¿Cuál es el perfil del turista interesado en contemplarlo? ¿Cómo debe actuar el gobierno regional y el de las municipalidades? ¿De la universidad  y de los colegios?
Ad-portas del cambio de gestión de los gobiernos sub-nacionales, creo que estas preguntas merecen ser respondidas a fin de señalar caminos para un buen gobierno.

Se  considera arte rupestre al conjunto  de pinturas, dibujos y relieves que existen  sobre rocas, cuevas, cavernas desde la época prehistórica. Se encuentra diseminado sobre la naturaleza. Es testimonio gráfico de la evolución del comportamiento del hombre primitivo: tiene la misma función de registro, como lo cumple hoy una fotografía o un selfie moderno.

Estos testimonios ancestrales son los tatuajes que hicieron los hombres primitivos sobre el cuerpo de la naturaleza; son como los grafitis de hoy en día, solo que estos ahora se consideran muchas veces como  atentados contra el patrimonio cultural, como aquellos realizados por ciertos turistas en los muros de Cuzco, Machu Picchu, Chan chan o Kuélap, por ejemplo.

El dibujo rupestre fue la “escritura” del hombre primitivo, es por eso que a los turistas y a ciertos artistas les interesa contemplarlo, más que por su belleza rudimentaria por su testimonio de época arcaica. Estuvo asociado generalmente con la vida cotidiana de la comunidad: la agricultura, caza, pesca y la lucha entre tribus. Algunos genios de la pintura como Pablo Picasso, terminaron interesados por la cerámica, las máscaras y los dibujos rupestres de la cultura africana y de las dos América.

 Al turista moderno, cansado del arte  enclaustrado en museos, le interesa contemplar- unido a la aventura de viaje – el arte rupestre expuesto al aire libre, a cielo abierto. Imaginar tiempos idos es todo un placer estético único, máxime si es bien explicado por un instruido guía turístico.

En nuestro país, sobre todo en la región Amazonas hace falta elaborar un buen registro y catalogación de este arte prehistórico, para ponerlo en valor como nuevos destinos turísticos culturales. Por su situación rural creemos que son las municipalidades distritales – bajo el asesoramiento del ministerio de Cultura – los llamados en asumir está tarea para dinamizar el llamado turismo cultural comunitario en sus predios, a favor de su inclusión social.

La información que manejo es que en el Sur andino de Perú es donde existe la mayor cantidad de arte rupestre, o por lo menos es el más conocido debido al registro hechos por arqueólogos o campesinos o pastores oriundos del lugar, como los vestigios de Sillustani (Puno)y las cuevas de Toquepala.

 En el Nororiente Peruano, es en Bagua, los Chilchos, el Gran Pajatén y en las cavernas contiguas a la Laguna de los Cóndores, donde más abundan riquísimos vestigios de arte rupestre. Es probable que en cada distrito cercano o lejano de nuestra región se encuentren  muros, cuevas y cavernas “ilustrados” con este arte arcaico, cuyos misterios esperan ser contemplados y descifrados. El geógrafo César Olano es el que tiene, quizá, el mejor registro fotográfico de arte rupestre de Bagua y Camporredondo, solo que lo guarda bajo siete llaves, por el momento.

En el año  1986 el embajador cubano Antonio Núñez Jiménez, adscrito como Investigador Honorario del museo Nacional de Antropología Arqueología y  del Perú, público su magna obra Petroglifos del Perú. Panorama mundial del arte rupestre, debidamente ilustrada con fotografías y dibujos (en dos tomos, que suman 1307 páginas).

Y  este año(2022) el investigador austriaco Rainer Hostnig acaba de publicar Huellas del pasado, arte rupestre milenario (editado por la Dirección Desconcentrada del Cuzco), todo un registro de pinturas rupestres, petroglifos y geoglifos, que pernoctan inclementes al tiempo en el  sur andino.

Sostengo que estas dos obras pueden constituir la guía y el punto de partida  para que cada región, provincia o distrito asuma, con una nueva y  buena gestión, una política pública a favor de la promoción del turismo cultural comunitario sostenido, que tenga al arte rupestre como referencia tangible dentro de los que Unesco denomina Paisaje Cultural.
______
EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 2 de noviembre de 2022. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN