Reina de la selva Radio en vivo
Miércoles, 22 de Mayo del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

CRISIS CASI PERMANENTE, RELATIVAMENTE TOTAL

Luis Alberto Arista Montoya* La actual crisis que padece el Perú no es un fenómeno circunstancial u ocasional. No. Es un epifenómeno.

CRISIS CASI PERMANENTE, RELATIVAMENTE TOTAL



27/01/23 - 05:33

Luis Alberto Arista Montoya*

La actual crisis que padece el Perú no es un fenómeno circunstancial u ocasional. No. Es un epifenómeno. Es decir, es el resultado de todo un proceso de desintegración y enfrentamiento de clases sociales que se ha ido embalsando desde los albores de la Independencia.

De manera que actualmente, desde el año 2016, el Perú está en una  casi permanente  de realidades, mentalidades y de valores, donde la deshonestidad (mentira y corrupción), la desconfianza y traición  cunden entre peruanos. 

El ascenso, decadencia y caída del efímero gobierno de izquierda de Pedro Castillo, desde sus inicios ha sido un duro golpe político contra la derecha (guardiana muchas veces del statu-quo); pero ahora también vemos que ha sido un durísimo golpe contra las izquierdas que apoyaron o soslayaron los gravísimos actos de corrupción de la panaca Castillo-Paredes-Torres y otras hierbas.

En cada discurso, en cada conferencia de prensa, en cada concejo descentralizado de ministros, el castillismo no perdía la oportunidad para atacar el centralismo limeño, a los blancos, a los ricos, al Congreso, y culpar a todos los gobiernos anteriores de los males del Perú; utilizando a personas proclives a delinquir comenzaron a golpear a todas las instituciones tutelares de la nación para instaurar un caos premeditado y sostener falazmente  que  “hay que refundar la república”. Estaban preparando psicológicamente a los pobres y muy pobres para utilizarlos en protestas y marchas, como está sucediendo en estos momentos bajo el falso apotegma que esta es una lucha entre pobres/ricos, entre limeños/provincianos, entre blancos/indios, entre costeños/serranos, entre cultos/ignorantes, entre urbanos/rurales

Bajo el enganche para puestos y cargos públicos a la gente de izquierda (ansiosa de poder) la mediatizaron para utilizarlos como tontos útiles. Es por eso que ahora se mantienen calladitos. Estos golpes han sido verdaderos combazos contra los izquierdistas: será muy difícil que vuelvan a oler los aromas del poder ejecutivo, creemos que les costará mucho levantar cabeza vía elecciones limpias y democráticas. En estos aciagos momentos planificados por la panaca castillista y sus esbirros, el silencio zurdo es cómplice.

Por más que la presidenta Boluarte(“el plan B”, según Cerrón) renuncie y convoque a prontas elecciones o renuncie y Williams(presidente del congreso)asuma la presidencia, las violentas marchas proseguirán en espiral, y devendrá  “el plan W”(atacar violentamente a Williams, representante del congreso y de los militares( por ser exgeneral del ejército); buscarán como sea que un congresista del movadef o del bloque magisterial(pro sendero luminoso) llegue  a ser Presidente del congreso para convocar a elecciones violentamente amañadas e instaurar al caballazo su Asamblea Popular para dictar una nueva Constitución: este es el objetivo final de los grupos violentistas. Lo demás (diálogo, petición de renuncias, consenso, treguas) es pura ilusión, pura ñanga. La delirante consigna es: hacerse del poder cuanto antes, como sea, y mantenerse en él en forma sempiterna, porque “la derecha ha gobernado ya durante 200 años”. Ahora o nunca nos toca a nosotros, piensan; ahora es cuando, y actúan violentamente provocando a que la policía y los militares reaccionen violentamente. Cuantos más muertos, mejor para ellos.

Pareciera que estamos en una especie de callejón oscuro y sin salida. El Perú está en una crisis casi permanente, porque la situación caótica se mantiene estable, fija, pero con visos de agravamiento. Estamos ante una crisis relativamente total, porque engloba a casi todo el territorio en forma extensa e intensa, donde a falta de partidos políticos orgánicos, de líderes ejemplares, el país parece un viejo y oxidado barco a la deriva, en piloto automático. En estos momentos no hay polarización (polo positivo/polo negativo; izquierda/derecha). Lo que hay es un archipiélago de polos (formales e informales) cada uno con sus ansias de poder, cada uno lleno de intereses subalternos, cada uno con su propio lenguaje, sus odios y rencores. 

Desgraciadamente el Perú desde hace algún tiempo se ha convertido en el anti-modelo del consenso imposible. ¿Solo el diálogo nos salvará? ¿Cuál diálogo? ¿Entre quiénes? ¿Cuáles son los interlocutores válidos? La situación es difícil, muy difícil. Todo es una confusión…Puede que se instaure un “gobierno” transitorio cívico-militar para poner orden en el gallinero y convocar luego a elecciones en cuanto las aguas turbias se calmen; puede que se instaure un gobierno civil autoritario como producto de unas elecciones rápidas y amañadas; o pueda que la apelación al diálogo continúe, continúe y continúe… hasta que los revoltosos se cansen y agoten, y que los policías y militares no se desmoralicen…Lo cierto es que la sociedad peruana padece una crisis casi permanente  que es ,al mismo tiempo, una crisis relativamente total: permanencia y  totalidad hacen que esta crisis sea histórica: porque el destino histórico del Perú está en juego, casi en peligro.

EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 27 de enero de 2023. Luis Alberto Arista Montoya.
 


Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN