Reina de la selva Radio en vivo
Viernes, 1 de Marzo del 2024
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

AL NUEVO MINISTRO DEL INTERIOR: UNA BREVE RECONMENDACIÓN

Dedicado: a mis paisanos en el aniversario de la creación política de Amazonas. Luis Alberto Arista Montoya*

AL NUEVO MINISTRO DEL INTERIOR: UNA BREVE RECONMENDACIÓN



22/11/23 - 03:34

Dedicado: a mis paisanos en el aniversario de la creación política de Amazonas.

Luis Alberto Arista Montoya*

Cada vez que un delincuente juvenil (sea adolescente, sea joven) comete un crimen es más que seguro que se encuentra drogado;  se droga para darse valor y sentir que lo que está haciendo está normalizado dentro de una subcultura de violencia. Esta es una verdad de pero-grullo que debe tener en cuenta el nuevo ministro del interior.

Se drogan previamente  para no arrepentirse de su malignidad. De ahí nace una brev recomendación: la policía tiene que buscar luchar contra los micro-comercializadores, contra los paqueteros y distribuidores en parques, calles, esquinas, contra los delíveri, en discotecas, etc. Además, estos distribuidores de droga al menudeo conducirán a los sabuesos policías hacia los centros de acopio de pequeños, medianos y grandes distribuidores hasta dar con los grandes fabricantes y productores de cocaína. El camino tienen que recorrerlo al revés: del consumidor chiquito al gran productor; seguir desde la punta del ovillo.

Pero en el fondo psicológico de cada criminal  se puede descubrir que poseen una voluntad egoísta: esta es una causa de la actual violencia de bandas que se disputan territorios con sus respectivas víctimas.

La voluntad egoísta se da cuando una persona o grupo de personas no se deja limitar por nadie ni nada (es por eso que no temen a la policía, al fiscal o al juez, menos al serenazgo)

La voluntad egoísta es una voluntad-posesional, es decir, todo lo quiere poseer para sí, sin respetar el derecho de los otros. Es el núcleo de una personalidad autoritaria, autocrática.

El origen de la violencia, sobre todo de la violencia estructural, se encontraría en la voluntad egoísta. Este tipo de voluntad tiende a utilizar a los demás como medios, como si fueran meros instrumentos o cosas. Esto es lo que se conoce la “cosificación” del ser humano. 

El filósofo Thomas Hobbes (en 1651)  consideraba  ya que el egoísmo es el sentimiento originario y primero que regula la vida humana. Cuando el egoísmo da paso al acuerdo entre los hombres aparece, entonces, el “pacto social” que regulariza el instinto egoísta. Negando al filósofo Aristóteles (quien consideró “que por naturaleza el hombre tiende hacer el bien”), Hobbes decía, en cambio, que el hombre no es sociable por naturaleza, sino egoísta, prepotente y hostil hacia los demás hombres: “homo homini lupus”, es decir: “el hombre es lobo del otro hombre”. En cierta forma avalando esta tesis el  filósofo español Fernando Savater nos habla (en 1985) del “don del egoísmo” contra la falacia del “Bien Común”.

El hombre con voluntad egoísta impone algo a los demás, no propone. Esta imposición se manifiesta a través de diversas formas: prepotencia física, dominación económica o política (con mi plata te compro, incluso compro tu voto), sometimiento ideológico o cultural, invasión militar ( caso de invasión a Ucrania y la Franja de Gaza , hoy, por ejemplo); chantaje(trabajas como te digo o no te pago; me das un cupo o incendio tu bodega, por ejemplo), hostilización manifiesta(sobre todo a nivel laboral), asedio( emocional, sexual).

Un padre(o madre) autoritario, una autoridad autocrática, un profesor prepotente, impositivo ( que riñe, insulta a su alumno, o hace apología de Sendero luminoso), un político dogmático y fanático también son personas poseedoras de una voluntad egoísta. Este tipo de voluntad egoísta es posesional, fuente de la ambición de poder y de riqueza, que genera situaciones injustas. La meta de su ser es concentrar poder y bienes materiales.

A la voluntad egoísta solo puede oponérsele la voluntad solidaria, esto es aquel modo de pensar (y de actuar) que consiste en no considerarse ni conducirse como encerrando en el propio yo el mundo entero, sino como un simple ciudadano del mundo. Porque todos debemos sentirnos y ser ciudadanos bajo un Estado de Derecho Democrático de Bienestar.
________
*EDITORIAL. Para Radio Reina de la Selva. Lima 22 de noviembre de 2023. Luis Alberto Arista Montoya.

Comentar

+ EDITORIAL

PASTILLITAS PARA EL ALMA

EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN