Reina de la selva Radio en vivo
Jueves, 11 de Agosto del 2022
PASTILLITAS PARA EL ALMA  |   EL FAROL DE ANGELA SABARBEIN |   NOSOTROS |   CONTÁCTENOS

AGUINALDO DEL NIÑO DIOS

Pastillita para el Alma 07 – 12 – 2021 Una de las fiestas más importantes y tradicionales, del acervo cultural, de la Fidelísima ciudad de San Juan de la Frontera de Chachapoyas, desde hace muchísimos años atrás, es la NAVIDAD DEL NIÑO DIOS. Esta es una de las costumbres castizas que está

AGUINALDO DEL NIÑO DIOS



20/12/21 - 04:37

Pastillita para el Alma 07 – 12 – 2021

Una de las fiestas más importantes y tradicionales, del acervo cultural, de la Fidelísima ciudad de San Juan de la Frontera de Chachapoyas, desde hace muchísimos años atrás, es la NAVIDAD DEL NIÑO DIOS. Esta es una de las costumbres castizas que está presente en muchos de los hogares de nuestra tierra. Empieza con la compostura del nacimiento del Niño Dios que se hace generalmente en el salón principal de las casas, en un lugar preferencial y donde se muestra el gusto exquisito de los dueños, que se encargan de arreglar verdaderas joyas artísticas con adornos de loza , cerámicas, vidrio, muchos de ellos son recuerdos que vienen de generación en generación, que se lucen entre las ramas olorosas de los guarangos, los wicundos, el selvaje, los espejitos que simulan lagos y ríos y las luces que adornan el lugar donde reposa el Niño, junto a las imágenes de la Virgencita María y de San José, lo mismo que de los reyes magos, el asno, el buey y los pastorcitos, bellamente decorados, con cintas de colores y atuendos especiales para la ocasión.

Los aguinaldos empiezan tradicionalmente el primer miércoles del mes de noviembre y termina el miércoles de diciembre anterior a la celebración de la Noche Buena.

Los aguinaldos, son celebraciones tradicionales que se hacían en los cuatro barrios de la antigua Chachapoyas, en Yance, Santo Domingo, Luya Urco y La Laguna. En mis tiempos, los más notables y recordados era el profesor don Gilberto Tenorio Ruiz, de doña Beatriz Jiménez, cariñosamente llamada doña Beachita, de don Gregorio Valdez y del señor José Santos Vigil.

Los 4 barrios preparaban a un grupo de niños de ambos sexos, entre los 6 a los 12 años, que con disfraces y ataviados con sus trajes tradicionales, con sonajas y panderetas y canciones de villancicos recorrían la ciudad y confluían en los templos de cada barrio y solo en la Noche Buena, todos se dirigían hacia la Iglesia Catedral de la plaza de Armas, para escuchar la Misa del Gallo y luego dirigirse todas las familias a sus casas y darse el abrazo de Navidad y tomar el chocolate, con bizcochos y bizcochuelos y al siguiente día hacer el intercambio de regalos y los niños recoger las sorpresas que el Niño les había dejado en sus zapatos, colocados al pie de la ventana.

El Aguinaldo del Niño, es un ejercicio de meditación para el Adviento del Niño Jesusito.

El más tradicional de este acontecimiento hogareño y religioso, era del profesor don Gilberto Tenorio Ruiz, que se funda aproximadamente en los últimos años de la década del 40 del siglo anterior, con la presencia y asistencia de dignas personalidades de ese entonces, como don Samuel Rubio Torres, don Félix Castro Chávez, acompañado de su sobrina, la señorita María Luisa Urteaga Córdova y un grupo selecto de damas, la mayoría de ellas con una melodiosa voz, que cantaban los villancicos chachapoyanos. Los señores Tenorio, Castro y Rubio eran los únicos pianistas de ese entonces juntamente con el padre Pedro Reátegui del Águila, que se turnaban para tocar los acordes del lujoso piano de don Gilberto, colocado en su salón de visita.

La ceremonia del Aguinaldo, tiene un programa muy especial que comienza con el Acto de Contrición, que por una fina cortesía de la Dra. Ana Elizabeth EchaÍz Burga y de la señora Carmelita Arana, que me han hecho llegar me permito copiar algunos textos resumidos de los CATORCE PASOS, de las oraciones a la Virgen María y al Patriarca San José, así como de algunos villancicos, que seguramente será del deleite de nuestros paisanos.

En el ACTO DE CONTRICIÓN: “Creo en Dios, amo a Dios y a María Santísima, Madre de Dios. Pésame Señor haberte ofendido, por ser vos, quien sois, pésame de todo mi corazón”
PRIMER PASO: Aquí se ha de meditar el amor tan grande que tuvo Dios a los hombres, pues por librarnos de la culpa, bajó del cielo a la tierra, tomando carne humana, en las entrañas de María Purísima, donde estuvo 9 meses”

En seguida algunos villancicos, las notas del piano, la guitarra de Néstor Chávez, los violines de Antonio Bobadilla, Alberto Huamán, el clarinete de don Alberto López Mendoza, nieto del padre Sinjuriano. Las voces de doña Rosita Mendoza Santillán, esposa del cabo Federico Chuquisengo, de doña Zoilita Santillán, madre de don Napoleón Tenorio, el distinguido Shoila, casado con Antuquita Zubiate. Siempre quise saber porque le decían Shoila y como es que él, aceptaba a sus amigos de buen agrado y me enteré que cuando era niño, lo llamaba así a su mamacita y ese apodo lo llevó con mucho cariño, hasta su muerte. A este grupo de damas, las llamaban las damas cantoras y estaban integradas con casi todas las del barrio de

EL SEGUNDO, TERCER Y CUARTO PASO,  se medita todo los trabajos que tuvo que pasar el patriarca San José para ir junto con la virgencita María para empadronarse en el Censo ordenado por los romanos, las penurias del recorrido por los caminos desolados y llegando a Belén, como no les dan hospedaje, por cuanto los miran con trajes humildes y pobres en sus vestimentas, tiene que salir a los arrabales y buscar un portal y con lágrimas en los ojos, pide perdón a la virgencita que “llega cada día a las puertas de tu corazón” y en honor a ella se reza de pie el Magníficat, diciendo: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu está transportado de gozo en el Dios Salvador mío.  Porque ha puesto los ojos en la bajeza de su esclava. Por tanto, ya desde ahora le llamarán BIENAVENTURADA, todas las generaciones”.

EN EL QUINTO PASO. Se considera como la Virgen estando en oración siente gran júbilo y alegrías. Anuncios de que quería salir al mundo el Divino Infante y así que lo vio nacido. ¡Que corazón pondrá ponderar el gozo de esta gran reina! … Ya lo coge en sus brazos, lo acaricia como a hijo y toda la concurrencia dice *Amo a Dios y a María, Santísima Madre de Dios*.

EN EL SEXTO PASO, se considera a los ocho días la Circuncisión del Niño Dios. Aquí empieza los dolores de la Virgencita María y qué temprano nuestras culpas ocasionan lágrimas de sangre y sangre que derrama Jesús con que nos redimió de la culpa original.

EN EL SÉPTIMO PASO, Se considera el sufrimiento del Divino Infante, quien llora de dolor y ante las lágrimas y las ternuras de su madre, extiende sus manos y acaricia la mejilla de la Reina de los Cielos. En este paso se pide por la virtud de la paciencia, diciendo diez veces *Viva Jesús y su amor*… *Muera mi culpa y mi gran ingratitud*.

EN EL OCTAVO PASO, se medita sobre la presencia de los reyes magos que, viniendo de lugares distantes, guiados por una estrella, llegan a adorar al Rey de los Judíos, descubren sus cabezas, tiran por los suelos y rinden adoración con lágrimas de placer. Nosotros imitemos a estos reyes y ofrécele las Tres potencias: Memoria, Entendimiento y Voluntad y en reverencia a los tres reyes magos repite diez veces: *Amo a Dios, creo en Dios y espero en Dios que me ha de salvar*

EN EL NOVENO PASO, consideremos la huida de Belén porque Herodes ordena que le den muerte y sintamos en nuestros corazones como el Niño Dios sale en los brazos de la Virgen, caminando noche y día por el desierto y recemos ¡Oh Alma mía, acompaña por este camino a María, abriga al Niño con las telas de tu corazón y con unción, cantemos: “Sálvete Dios Rey, Rey Dios te salve, que humanado haces por salvarnos. Sálvete Dios Rey, Rey Dios te salve. Oh Dios admirable, desterrado sales. Sálvete Dios Rey. Rey Dios te salve”

EN EL DECIMO, DECIMO PRIMERO Y DUOCÉCIMO PASO: Se considera que después de 7 años, muerto Herodes la vuelta de Egipto a Jerusalén y la pérdida del Niño Jesús en el templo. Se medita el sufrimiento y la angustia de la Virgen María y de San José por no encontrar a Jesús y como una madre atormentada, pide “Yo os encargo hijas de Jerusalén, que si lo encontráis le digáis mis ansias” y después de tanto caminar y al encontrarle discutiendo en el templo con los doctores de la Ley, pide la virtud del Santo Temor, diciendo, diez veces: “Por tu preciosísima Sangre, ten misericordia de nosotros”

DECIMO TERCER PASO, se considera como Jesús, pasa su infancia ayudando a su padre en el taller de carpintería, entre maderos, clavos, martillos y tenazas; construyendo cruces, que mañana más tarde ha de ser el madero en el cual lo crucifiquen “por nuestra salvación y del mundo entero” y con humildad los asistentes dicen tres veces: “Cúmplase en mí, tu santísima voluntad” … “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”

DÉCIMO CUARTO PASO, se reza y se medita como es que Jesús, a los 30 años, después de la muerte de su padre José, se despide de su madre, pidiéndole su bendición y diciendo entre suspiros: ”Ya sabéis madre querida que se va acercando el tiempo en que he de morir en la cruz y que para ello bajé del cielo y me hice carne humana en tus entrañas, precisamente para salvar al género humano. No voy a morir al Jordán, parto para bautizarme y verme con mi primo Juan y de allí voy al desierto. Tolerad esta breve ausencia, armaos de mucho valor” Acompaña a la virgen acongojada, por la partida de su Hijo, consuélale en su tristeza y salúdale cantando la canción UNA PEREGRINA: “Una peregrina más linda que el sol, a Belén se parte, con gracia y primor. Esta peregrina que a Belén viene, cautivo en su vientre, a nuestro Dios tiene. Salen del poblado, buscando un rincón, fuera de los muros, un pesebre halló. Está allí mirando, entre pajas hoy, el que viene al mundo, por su redención. Echadito en pajas te contemplo yo, sufriendo del frío el duro rigor”

Muchas de las damas señoritas y señoronas de ese entonces, se secan las lágrimas bajo el rebozo negro o las mantillas que cubren sus rostros, sus voces son lastimeras, de pena profunda, difícil de entender. Los hombres, alinean sus bigotes, carraspean y disimuladamente salen del salón para tomar una bocanada de aire fresco. Los villancicos que entre y paso y paso se cantaban, con alegría y entusiasmo hacen un alto mientras todos los asistentes piensan un momento en el dolor de una madre. La Madre de Dios, que avizora el destino de su Hijo Amado, que sufrirá la Pasión y su muerte en la Cruz del Calvario, porque es cierto el dicho que no hay nada en este mundo que engañe el corazón de una madre, que recuerda el pasado, vive el presente y adivina el futuro del ser que cobijó en su vientre, que es sangre de su sangre y carne de su carne, por eso y muchas cosas más, Benditas sean todas las madres del mundo.

Luego las notas del piano se hacen más nítidas, parece que suena más alegre, las castañuelas y las cucharas bullen más enérgicas y las voces de las damas cantoras más afinadas siguen cantando los villancicos, y de los que más recuerdo entre los muchos, que ahora han aumentado nuestra tradición chachapoyana, suena toda vía en mi mente 

“VAMOS PASTORCITOS, VAMOS A BELEN, 
A MIRAR AL NIÑO, QUE HA NACIDO YA”
VAMOS PASTORCITOS, VAMOS A BELÉN
A VER A MARÍA Y AL NIÑO TAMBIEN”
TARANTARANTAN, TARANTAN TAN
TARARARA, TARAN TAN

Luego venía el vino Oporto, en copitas de cristal y en azafates de loza, comprado en doña Marcia Vásquez o doña Sarita Angulo; el champán de don Celsito Eguren o de don Christian Mori, las mistelas de doña Carolina Burga; las turcas, los bocadillos, los bizcochuelos, las cemitas y los biscochos de doña Melchora Angulo o de doña Petita Castro; los tamalitos de doña Carmen Castillo, el queso de Inguilpata y el Café de Cocochó o de Tupén grande.

La fiesta se animaba, los valses, los boleros y las polkas no se hacían esperar y las damas y los caballeros danzaban exhibiendo su garbo y las damas, su belleza sin par. La fiesta se animaba, se conversaba de todo y todo era algarabía y dicha sin par. Sin embargo; sonaban las campanas de la Municipalidad de la plaza de armas, eran las doce de la noche y a veces la una o dos  de la mañana, todos agarraban sus sombreros, algunos sus bastones, encendían sus linternas o sus lamparines de kerosene y  muy satisfechos se dirigían a sus domicilios, esperando el próximo miércoles, y que llegue la Noche Buena, en que volvían a compartir después de escuchar la Misa del Gallo celebrada por el monseñor Octavio Ortiz Arrieta y los cánticos de la madre Rosita, Encarnita, Amelita, Martha y la madre Natita. Luego a sus domicilios, a tomar el chocolate, con bizcochos. Los viejos, sentados en sus sitios preferenciales, como recordando cien vidas no vividas, porque los años pasaron raudos y la Noche Buena en especial, emana de las cosas guardadas, un perfume con olor a tiempo, en los encajes, el nacimiento y las figuritas guardadas en cofres de madera de nogal, con botones de bronce y correas de cuero, que duerme en un rincón del dormitorio y que guarda cosas añejas y secretos que se develarán pronto cuando el viejo se vaya para nunca más volver, mientras tanto, en esa tez pálida que irradia calma, resignaciones, con esa mirada perdida, que habla de amores guardados que dejaron huellas en la vera del camino, se filtra, en forma insensible, la duda, si ésta será la última Navidad, o vendrá otra, tal vez otra, pero seremos conscientes que los viejos deben de morir, mientras los hombres en general algún día van a morir, por eso mientras tengamos la dicha de respirar y de vivir, sin ser dependientes, vivamos con alegría, a plenitud y con gratitud al Niño Manuelito y a nuestra Virgencita María, que nos regalan la Fiesta de la Navidad todos los años. 

*FELIZ NAVIDAD Y VENTUROSO AÑO NUEVO Y QUE JESUS SIEMPRE VIVA EN NUESTROS CORAZONES*

Jorge REINA Noriega
*AYÚDAME A AYUDAR*
jorgereinan@gmail.com
+51 999 048 355

Comentar

+ PASTILLITAS